La Hora en Salta
“Negro” Soares recordó la muerte en combate del oficial montonero, Juan Jacinto Burgos.

“Negro” Soares recordó la muerte en combate del oficial montonero, Juan Jacinto Burgos.

Bs. As/Argentina (Por Eduardo “Negro” Soares).- Somos pocos quienes recordamos a Juan. Y como siempre decimos, la historia no siempre es justa. Se suelen endiosar a quienes ni sabemos que hicieron en sus vidas y sepultamos a los mártires de las luchas por la Liberación. Y a veces creemos que la “memoria histórica” es una causa judicial contra algún torturador o genocida y no recordar a los que lucharon, sangraron y murieron luchando contra aquellos. Y menos aún recordar el objeto final de sus luchas. En Convocatoria Segunda Independencia al menos, nos hemos planteado como objetivo no olvidar a quienes nos antecedieron en las luchas y tampoco porqué lucharon. Eduardo González de Cipolletti tiene un archivo de memoria similar al de Roberto Baschetti en lo que hace a los cros y cras caídos en Mar del Plata. Y gracias a él se pueden reconstruir muchas historias que, en tiempos de oportunismos electorales no dirán nada, pero hacemos lo imposible para que sigan existiendo. Recordamos a Juan porque tuvo que ver con la Patagonia y con la Mar del Plata. Los tres militamos en Montoneros en la Mar del Plata insurgente de los 70.Juan nació en la Pcia de Bs As empezó a militar de niño en los sectores más revolucionarios e intransigentes del Peronismo. Ya en 1958 fundó el Comando Merlo para enfrentar desde la clandestinidad absoluta el nefasto Plan Conintes (Conmoción Interna del Estado) armado en tiempos del presidente (Arturo) Frondizi para reprimir a la Clase Obrera. Periodista y escritor, trabajó en la Revista Ateneo y en el Periódico Noticias, el órgano más masivo y público de Montoneros. Los años 70 lo encuentran en la Patagonia. Ya con importantes responsabilidades organizativas y es designado Secretario general de la Regional VII de la JP la estructura de masas territorial de Montoneros en el territorio más extenso de la Argentina. La represión contra Montoneros comenzó mucho antes del golpe de 1976. Nuestra organización sufrió cientos de bajas en presos y muertos producidos por el gobierno peronista de Isabel y López Rega. Y por supuesto con la venia del propio Gral Perón. Juan era ya un compañero expuesto. Se le ordenó abandonar la Patagonia. Fue asignado a Mar del Plata. Lo conozco casi de casualidad: en el verano 74/75 me toca cubrir «la cita Nacional». Para los que no lo saben, la “cita nacional” era un lugar preestablecido donde, mediante una contraseña, se producían contactos entre compañeros que no se conocían previamente. De casualidad, como dije, me tocó ese día cubrirla a mi. Y ahí me encuentro con ese compañero desconocido que venía del lejano Sur patagónico. Un «viejo» de 30 años, muchísimos más que los nuestros. Me notifica que le ordenaron incorporarse a la Unidad de Combate de Montoneros en Mar del Plata, y da el nombre de «un pibe del Sur que me conoce». Era Eduardo. Así entra Juan Jacinto Burgos en nuestra militancia diaria y un poco también en nuestras vidas. Milite con Juan hasta que fui detenido. Y siempre, aún con vidas clandestinas hay un cierto conocimiento de los compañeros. Lo que me lleva a escribir esto tiene relación con la Dignidad y la Soberbia, con la altivez, con la frente alta ante el enemigo, con la convicción de porque se lucha, porque se cae en cana y porque se muere. Todo eso con Dignidad y hasta con soberbia. Esto que digo se puede sintetizar en la foto de Juan que acá ponemos. Foto que enorgullecería a muchos de los luchadores de hoy en la Patagonia. O al menos seguro que enorgullecería a nuestros militantes de Convocatoria Segunda Independencia. Fue tomada en Bariloche, donde en este mismo momento hay una gran persecución a las comunidades mapuche por parte del gobierno de Río Negro y de grupos racistas y supremacistas. Quizás Juan se enorgullecería de los que hoy luchan y se ponen a la cabeza de las recuperaciones de tierras y de los que enfrentan a las empresas extractivistas y a los grandes negociados inmobiliarios por todos los medios a su alcance. Sepan todos ellos que hubo antes también hombres dignos.
Altivos y soberbios. Ahí está Juan, con su porte arrabalero y sobre todo su frente alta. Rodeado de policías armados que lo llevan. La foto es del 11 de marzo de 1972.
En esos años los dirigentes marchaban a la cabeza de las movilizaciones, y ese día la Argentina estalló en movilizaciones, piquetes y barricadas enfrentando al Ejército de Lanusse. También los hubo en Bariloche, con Juan a la cabeza. Un compañero así nunca puede asumirse como «víctima» Ninguno de nosotros fuimos jamás «víctimas» como se nos quiere hacer aparecer. Todos elegimos el camino de luchar. Dudo que a Juan Burgos le hiciera mucha gracia que organismos de DDHH lo pusieran en una lista como una “víctima”. Y quiero aprovechar para hablar de la Soberbia. Mucho se ha hablado (y generalmente mal) de la llamada «Soberbia Montonera» Nadie nunca me lo pudo explicar con algo de coherencia y argumentación como no fuera por nuestra jactancia de la masividad de nuestra organización. Ni varios militantes de algunas izquierdas gorilas y reformistas que nos querían poco, ni tampoco distintos sectores del peronismo, sea la derecha fascista, la burocracia política o sindical, o sean los más modernos peronistas capitalistas. Todos los cuales nos querían menos aún. Todos ellos mencionaban la «Soberbia Montonera» En algún momento comencé a preguntarme si realmente era tan mala después de todo. En especial viendo hasta donde llegaron y lo que hacen hoy, los que supuestamente no eran soberbios. Y de pronto veo esa foto de Juan. Y me digo que la imagen de Juan llevado esposado puede ser un símbolo de la Soberbia Montonera. Ya quisiera yo hoy, un poco como boga de la Gremial a veces, y un poco como pretendiente de revolucionario otras, encontrarme con presos políticos actuales que reflejen la altivez y la soberbia de Juan. No se si yo mismo la tendría. Quizás la Historia nos de la oportunidad de demostrarlo. En aquellos años esa foto decía poco, era algo insignificante para cualquiera de nosotros. Algo común, todos los que éramos arrastrados esposados como Juan, teníamos la misma soberbia. Pero les quiero decir que es la viva imagen de un típico cuadro montonero de esos años que daba la vida por la liberación Nacional y el Socialismo.Es la imagen de la convicción política e ideológica.
Es la imagen de «Patria o Muerte». Juan fue emboscado por una patrulla militar un 30/7/76, en la intersección de las calles Moreno y Olazábal, en Mar del Plata. Se enfrentó a tiros, probablemente con la Dignidad y la Soberbia Montonera, la misma que derrocha cuando se lo llevaban amarrocado unos años antes. Muy malherido lo llevan a un Hospital de donde lo retira un helicóptero del Ejército. Un desaparecido mas. Nada salió de su boca, ningún compañeros, ni material logístico o militar cayeron por su lado o por sus dichos. Quizás tuvo suerte y su propia soberbia lo ayudó a morir rápido, o quizás esa característica lo ayudó a soportar lo que hayan sido sus torturas sin darle un solo dato al enemigo. Era un «viejo» para esos años. Tenía 32 años. Dos hijos Facundo y Eva a quienes conocí porque llegaron a Mar del Plata al poco tiempo que Juan.

Comandante Sabino
Un 29 de Julio pero de 1971 caía también en combate en Córdoba una de nuestras mayores leyendas, el Negro Sabino Navarro, histórico y heroico comandante montonero. Pero esta vez, solo esta vez le pido, compañero comandante Sabino, déjeme recordar más a Juan, al de la Soberbia Montonera, quien siguió su ejemplo y murió con la misma dignidad que Ud. De Ud se sabe todo y se ha escrito mucho comandante Sabino. Permítame en estos tiempos de mediocridades y traiciones, dar a conocer la historia de Juan, un montonero que casi nadie conoce. Déjenos honrar a Juan Jacinto Burgos como se merece compañero Comandante. Ud que fue obrero metalúrgico que tiene la humildad de los grandes comprenderá, lo sabemos muy bien.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *