Salta- Argentina.- El 6 de noviembre se conmemoró el Día de los Parques Nacionales, este año no pasó desapercibido ya que en Puerto Blest, en el Parque Nacional Nahuel Huapi en la provincia de Rio Negro, el Pdte. de la Administración de Parques Nacionales hizo entrega de un sombrero (símbolo distintivo de los guardaparques) al titular de Prefectura Naval.  Fuerza de Seguridad cuyo trabajo se destacó por la persecución contra el pueblo Mapuche en el sur del país.

Llegaron, a la redacción de este medio, imágenes mostrando una vez más la impunidad y los actos de provocación de este gobierno y todos sus estamentos.

Ayer  6 de noviembre en Puerto Blest, Parque Nacional Nahuel Huapi, se dieron cita para “festejar” el Día de los Parques Nacionales, altos funcionarios de la cartera de seguridad y medio ambiente de la Nación.

Entre los presentes se encontraron el Pdte de Parques Nacionales, Eugenio Bréard; el secretario de Medio Ambiente de Nación, Rabino Sergio Bergman; el titular de Prefectura Naval Argentina, Eduardo René Scarzello, autoridades de Gendarmería Nacional; Guardaparques; entre otros asistentes.

Lo provocativo del acto fue que Eugenio Bréard  hizo entrega de un sombrero a Scarzello en reconocimiento de su “trabajo”. Tal vez, dicho agasajo se deba a “limpiar” las fincas privadas de los pueblos originarios. Es prefectura la fuerza de seguridad señalada a las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

El sombrero: símbolo de los Parques Nacionales “ensuciado” por la gestión macrista

No se trata de solo un elemento de trabajo, sino que es el símbolo que identifica la noble tarea de los trabajadores de Parques Nacionales en el país. El sombrero de guardaparque no es un souvenir y mucho menos se debe utilizar para “condecorar” los actos de sangre y represión que representó la gestión del ministerio de Seguridad de la Nación bajo la tulela Patricia Bullrich en desmedro de los pueblos originarios y sus luchas en contra de los terratenientes que “usurparon” sus tierras.

Los jefes de prefectura, gendarmería y la federal, en Nahuel Huapi, con reconocimiento incluido. Muy duro y simbólico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *