Buenos Aires-Argentina (Por Pamela Vilan).- No dejen de visitar las Termas de Santa María que había comentado en la nota anterior, porque es uno de los lugares que te alojas una noche para continuar el último tramo en el viaje a  Aguas Calientes que es la base para subir al día siguiente al sagrado Machu Pichu.

LaColumnaNOA- Pamela Vilan en Machu Pichu

Ese tramo es muy duro. Nos levantamos muy temprano y desayunamos todos juntos pues la mayoría son turistas de diferentes partes del mundo que permite interactuar con distintas culturas. Recuerdo que desayuné y alcé mi mochila y empecé a caminar por el tramo más tropical de Perú. Debo reconocer que me dió un poquito de miedo, porque había insectos y arañas tarántulas grandes. No te olvides de llevar repelente. El cambio climático de un lugar a otro es abismal, porque pasamos esa noche de una temperatura de 10° y al día siguiente 25°. En esta última etapa, con destino a Aguas Calientes es imprescindible estar muy preparado para poder llegar. Debo reconocer que me entrene antes 7 u 8 horas de la caminata. Por un sendero que es el mismo que se puede ver el tren. Recuerden que pueden elegir la opción de viajar en tren.Tenes diferentes precios. El tren tiene el techo transparente para ver las montañas preciosas del recorrido. Llegamos a las 5 de la tarde a Aguas Calientes. Nos indican a mi y a dos compañeros que iban conmigo un hostal y nos avisan que en dos horas, nos servían la cena en el restoran. Comimos carne de llama que es un muy rica y nos dieron una vianda para el día siguiente. Nos explican del ascenso al Machu Pichu. No se olviden de llevar su entrada, porque una chica tuvo que bajar a recoger su ticket. Cenamos a las 19 y nos fuimos a dormir. Al día siguiente, nos levantamos a las 5 de la mañana. Ese día cayó una terrible tormenta. Igual nos recogió un micro y comenzamos el ascenso que duró aproximadamente  30 minutos. Vos podes hacerlo en micro o a pié. Por la tormenta, la opción de la caminata quedó descartada. Al entrar a la Ciudadela, nos dieron una explicación. Siempre vi al Machu Pichu por fotos y al estar ahí en vivo, sentí emoción y sorpresa. Es hermoso ese lugar de la Ciudadela. Ese instante es mágico y no dejaba de llover. Resolvimos descansar bajo techo. Antes de entrar a la Ciudadela tenés los lockers. Recomiendo que lleves comida y agua para pasar todo el día, porque en el lugar te venden a precios astronómicos. Resolvimos descansar en la pre-entrada a La Ciudadela. Nos dormimos un ratito y al abrir los ojos y ver un sol imponente y encontrarme con la ciudad de Machu Pichu iluminada por el sol, sentí una felicidad enorme.

Tren a Cusco

Nos tomamos el tren que nos llevaría nuevamente a la ciudad de Cusco y nos quedamos con ganas de seguir recorriendo ciertas partes del Perú. Había una excursión en micro al lago Titi Caca. La excursión consistía en pasar por la Isla de los Totoras. El pueblo que vive en islas flotante, se mantiene de la pesca y del turismo. En la visita,  los pobladores, nos cuentan que viven de la pesca y cómo crían a sus hijos en esos islotes. Viajamos a una isla montañosa con una familia propia que hablaba sólo quechua y no había luz ni agua caliente. Viven del turismo y del cultivo. Llegamos a la hora del almuerzo. La comunicación con estas familias fue complicada. Compartimos la experiencia de la cocina en la tierra. A la noche, la dueña de la casa nos trajo a cada uno los trajes típicos para una fiesta que reunía a todas las familias de la isla con las personas que habían adoptado  los turistas. Es una especia de padrinazgo.  Nos enseñaron los bailes típicos y podíamos beber cerveza o gaseosa. Fue maravilloso esta experiencia de escuchar la música y el baile. Aprender su cultura. En ese instante, mirar el cielo y ver las estrellas fugaces más hermosas y mágicas de la vida. Esta es la segunda vez que viví esta experiencia. La primera fue en Polonia (ya contaré esta historia del viaje a este país europeo). La verdad que la gente de Cusco es maravillosa. En el Hotel Marriot nos brindaba una charla guiada y nos contaron que la construcción de este hotel demandó 7 años, pues encontraron reliquias que obligó a los obreros a trabajar en un cubículo de un metro por un metro para no dañar las piezas que se encontraban. El viaje a Cusco fue un recorrido muy apasionante. El precio de los hostels en Cusco oscilan entre 10 y 20 dólares.  Son muy buenos. Tengo una lista a disposición de ustedes. Me pueden consultar. Más Info: +54911-2763-8196

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Viaje a Cusco-Parte I: Una aventura con mucha adrenalina

Buenos Aires (Por Pamela Vilán).-Esta vez toca un  destino que generó un antes y un despué…