Salta- Argentina.- Silvia Varg, diputada provincial del bloque Un Cambio para Salta y miembro fundadora de Las Juanas, participó del segmento Voces de Esperanza, que conducen Ana Palacios y Carolina Copas, en LaColumnaNOA-Tv. La legisladora interpretó que en la violencia infrafamiliar “hay un fuerte componente que tiene que ver con la cultura de sometimiento de las mujeres, en tanto y en cuanto se las ha cosificado durante demasiado tiempo”.  A continuación la entrevista con la invitada: 

Carolina Copas: En Santa Fe se trabaja en |las nuevas masculinidades que tiene impacto favorable con relación a la violencia. Silvia presentó un proyecto similar en la Cámara de Diputados de Salta, podes contarnos un poco acerca de esto?

Silvia Varg: Es un proyecto que presentamos conjuntamente con otros diputados del bloque que presido (Un Cambio para Salta) que pretende modificar el artículo 8 de la Ley Provincial de Educación que incluiríamos la perspectiva de género y las nuevas masculinidades. Efectivamente como Carolina remarcaba, ya hay provincias en Argentina en donde las escuelas se trabaja en esta temática porque está comprobado que educar a los niños con otras miradas y perspectivas de lo que significa ser varón en ésta época, ha dado muy buenos resultados en diferentes países del mundo, porque se están produciendo nuevas generaciones de varones que tienen una mirada distinta y que el machismo, que tanto daño les hace también a los varones, ha quedado a un lado para darle paso a nuevas masculinidades que tiene que ver con una manera diferente de comportarse. Estas maneras diferentes de comportarse la podemos definir simplemente con que los varones entiendan que la manera de dirimir los conflictos, es a través del diálogo, entendiendo la posición del otro, sin necesidad de ejercer violencia para imponer la razón y es permitirse tener un comportamiento diferente del patriarcado que ha obligado a través de los siglos a tener una coraza que les ha hecho mucho daño y también causó daño al resto de la sociedad, más específicamente a las mujeres, porque la violencia tiene orígenes dentro de la casa y también en algunas prácticas relacionadas con la escolarización de los varones. Buscar educar varones afectuosamente desde la escuela, además del hogar, ha dado muy buenos resultados, sobre todo en países del primer mundo, donde todo esto se está trabajando desde hace más de diez años.

Carolina Copas: Me parece muy buena la iniciativa, porque siempre se trabaja sobre la mujer y nunca sobre el victimario.

Silvia Varg: Exactamente, cuando yo pertenecía a la Secretaría de la Mujer, nos dábamos cuenta de que más allá de la parte asistencial que cumple el Estado y algunas ONG que trabajan la problemática (la atención primordial de la víctima en una situación de violencia, especialmente intrafamiliar o de género), no nos podíamos olvidar del victimario, porque era muy importante tratar, sobre todo, de posibilitar una reeducación para que ese individuo pueda volver a tener una pareja y no vuelva a golpear. Es decir que es una cuestión muy importante la reeducación y trabajar sobre la problemática por qué resolvía determinadas situaciones a los golpes. Quiero destacar que acá, en Salta, hubieron experiencias de ONG que trabajaron esto y una de ellas El Lapacho y la fundación Ragone, así que no somos inventores de nada, sino que simplemente creemos que estas buenas experiencias, sumadas a lo que mencionabas recién de que hay provincias que lo implementaron en sus escuelas con muy buenos resultados, porque además de favorecer la formación mucho más humanista de los varones, ayuda a combatir la violencia.

Ana Palacios: En los casos de reeducación de aquellos varones violentos, cómo fue la experiencia luego de pasar por este tratamiento?

Silvia Varg: Lo que hemos podido comprobar nosotros en los distintos talleres que llevamos a cabo, una vez que la violencia tiene tres etapas: 1) Una muy grave que hay que afrontar, que son las primeras 72 hs. que es imposible evitar que la policía tenga intervención, porque hay que reducir al violento, sacarlo de la casa hasta que se cumpla todo el trayecto que la justicia lo excluye del hogar y le impone la restricción perimetral. Es decir, una serie de acciones que hay que realizar rápidamente para evitar que ocurra algo mucho más grave de lo que ya ha ocurrido. 2) Una vez que se logra todo eso, la víctima pasa a ser asistida por los equipos especializados conformados por profesionales tales como psicólogos. 3) Luego que la víctima ha sido asistida y se ha superado la situación de crisis, cuando ella asume que es víctima de violencia y que tiene que salir de ese proceso, es ahí que todos los que trabajábamos en esta área nos dábamos cuenta que quedaba algo en lo que teníamos que ocuparnos, que es la persona que cometió los actos violentos. Esto es porque han habido, y lo comprobamos en los talleres de fortalecimiento, muchos casos en que se reanudaba la relación entre la víctima y el victimario. No siempre se da, como dicen los libros, de que se excluye al violento por vida, porque hay que tener en cuenta que en nuestra sociedad específicamente y, sobre todo, en las franjas etáreas más vulnerables, la violencia está íntimamente ligada al alcohol; y los hechos de violencia más crudos se llevan a cabo los fines de semana, cuando la ingesta de alcohol es un divertimento para los varones. Entonces hay que conocer todas estas cuestiones antes de pensar qué manera hay que atacar el problema desde la perspectiva cómo recuperamos al golpeador. Obviamente hablamos de casos leves. Está comprobado que cuando son muy jóvenes hasta 40 años, se pueden reeducar. Pasada esta edad, es difícil, porque la conformación de la personalidad ya está muy definida y es muy difícil. Creo que es muy importante trabajar con esa franja etárea, pero lo que no queremos es llegar a reeducar, sino lo que queremos es educar y para eso tenemos que apuntar a los niños y adolescentes.

Carolina Copas: Es una manera de hacer prevención, buscando infancias más sanasAna Palacios: La persona que es violenta, trae todo eso desde la casa?

Silvia Varg: Hay una conducta aprendida, lamentablemente. En la gran mayoría de los casos, traen una historia de violencia intrafamiliar, como también trae la víctima. Quienes trabajan la parte psicológica y psiquiátrica saben que hay determinados caracteres comunes. Cuántas veces habrán escuchado el comentario de cómo puede volver a elegir una persona con las mismas características. Eso es para analizar psicológicamente. Hay un fuerte componente que tiene que ver con la cultura de sometimiento de las mujeres, en tanto y en cuanto a las mujeres se las ha cosificado durante demasiado tiempo. Es decir esto viene desde muy lejos, es una práctica muy mala y nociva que hay que erradicar que hay que trabajar fuertemente para lograrlo. En tanto y en cuanto nosotros al ser políticamente correctos y al hacernos cargos de esta problemática como se está haciendo (porque en este momento desde distintos ángulos, no solamente desde el Estado, sino también desde la sociedad civil), hoy esto es algo combatido en todas partes, aún cuando no se lo ha logrado erradicar, pero sí estamos dando el combate. Nosotros debemos reiterar que estas son cuestiones que llevan mucho tiempo para erradicarla. Por eso tenemos que hacer el esfuerzo de empezar a trabajar tempranamente para generar nuevas masculinidades. Esto significa que son masculinidades que enfrentarán al machismo que es totalmente nocivo.

CCopas: En nuestra labor desde la Fundación Voces de Esperanza vemos que va muy aparejado el tema de la violencia de género al interior de una familia con discapacidad. Cómo se trabaja esto? Porque vemos muchas veces que las madres de niños con discapacidad no quieren llevarlos a hacer las terapias necesarias, porque el marido, novio o concubino piensa que se va a hacer otras cosas que perjudica no sólo a la madre que se encuentra en una situación de vulnerabilidad, sino también al niño que no recibe la ayuda necesaria.

Silvia Varg: Yo en este punto quiero ser muy estricta en cuanto al trabajo que me tocó llevar adelante cuando estuve en la Municipalidad de Salta que tenía que ver con la violencia hacia las mujeres. Nosotros habíamos acotado en razón de que ni presupuestariamente, ni en recursos humanos teníamos capacidad para afrontar la violencia desde otros lugares. Tengo claro que en el caso de las personas con discapacidad es doblemente terrible que además de su problema, tengan que afrontar situaciones absolutamente terribles respecto de cómo son consideradas, incluso intrafamiliarmente. Es algo que no hemos trabajado, pero creo que realmente merece que el Estado se ocupe del tema y les den posibilidad para que haya un equipo que se dedique específicamente al tema de violencia y discapacidad, porque creo que es doblemente tremendo para una persona ser discapacitada y padecer violencia.

APalacios:  Incluso nosotros queremos afrontar ese aspecto, porque vemos que en todas las charlas que realizamos, vimos que están demasiado ligados esos temas.

Silvia Varg: Además está ligado también a la falta de recursos. Por ejemplo, ayer en la cámara, nosotros hicimos un pedido a los legisladores nacionales que gestionen urgentemente el envío de recursos al Programa Incluir Salud (ex PROFE), porque muchas veces sin querer se practica violencia institucional hacia la gente que padece una discapacidad en el momento en que no pueden acceder a las cosas que necesitan por falta de recursos económicos, a las terapias necesarias, los traslados, prótesis, etc. Ayer, luego de escuchar a una persona, llegué a la conclusión de que cada uno tiene que hacerse responsable de sus actos. Yo, en lo particular, entiendo la forma en que ayer llegaron a la cámara a pedir ayuda para ver que nosotros hagamos el esfuerzo para ayudarlos a lograr que se reinicie y se normalice en envío de los fondos para que puedan continuar recibiendo la atención. Es toda una cadena, si no pagan el transporte, se ve imposibilitado de trasladarlos; y si no reciben las prótesis, se ven imposibilitados. Otra cosa que explicaba esta señora es que en las discapacidades más fuertes, a veces todo un año de trabajo se pierden en 15 ó 20 días que dejó de recibir la atención necesaria.

APalacios: Tuve la oportunidad de hablar con Andrea, encargada del área de transporte, y me comentó que hay líneas de colectivos que tienen una sola unidad adaptada para discapacitados que me parece una vergüenza. Hay personas del interior que deben esperar cuatro o cinco horas para poder trasladarse.

Silvia Varg: Por eso creo que estas personas merecen nuestros legisladores nacionales se ocupen del tema, porque es algo muy delicado y entiendo que la violencia institucional puede llegar a ser terrible, sobre todo si eso provoca un retroceso en los tratamientos de recuperación.Yo cuando vengo a estos programas, aprendo mucho, porque una como legisladora tiene la obligación de empaparse, sobre todo, en estas cuestiones que tienen que ver con el desarrollo humano de la sociedad. Entiendo que la problemática laboral y económica es importante, pero tengo claro que son estos los temas sobre los que hay que insistir, porque una sociedad solidaria que se ocupa de que los niños sean menos violentos, que las mujeres sean menos golpeadas y de que los discapacitados reciban la atención que merecen, es una sociedad que indudablemente es más justa, más solidaria y más pacífica. A eso creo que tenemos que apuntar. Por eso, quiero felicitarlas por el programa, porque uno aprende cuando comparte con las personas que viven esta realidad y la pueden transmitir al resto de la sociedad.

Silvia Varg
Carolina Copas, Silvia Varg y Ana Palacios en el segmento Voces de Esperanza en LaColumnaNOA-Tv.

Check Also

ANA EUGENIA PALACIOS ( MADRE DE NIÑO SORDO): BRINDARÁ CONSEJOS A PERSONAS CON DISCAPACIDAD.

Por Edgar Isaac Castillo Salta- Argentina.- Ana Eugenia Palacios, puedo decir sin ánimo a …