Silvia Traversa: ¡Qué triste perder a Pino Solanas!

Buenos Aires- Argentina (Por Silvia Traversa (1).- ¡Qué triste, perder a Pino Solanas! Había publicado sobre su estado, cuando lo internaron, con una foto serena, pero que asustaba. Primero él, y la mujer también con Covid, pero mejor. Luego, él entró en coma, e internaron a su esposa. Los miserables… Salieron fake news diciendo que había muerto. La hija salió a desmentir. Y, finalmente le ganó la muerte la pulseada. Varias veces estuve cerca de él, sin ser de su círculo cercano. Junto a Magdalena Odarda organizaron, en el Congreso de la Nación, el homenaje en vida a un abogado queridísimo, valiente, hermoso, Darío Rodríguez Duch, amigo querido, indigenista, que había trabajado honrosamente y más allá de sus obligaciones, en forma heroica, por los pueblos originarios.
Silvia Traversa con Pino Solanas.
Recuerdo con qué esfuerzo todos tratábamos de mantenernos enteros, mientras sabíamos que Darío estaba próximo a partir. Pino estaba destruido, y sonreía. Con Odarda, se sostenían. Darío R. Duch se estaba muriendo de cáncer. Y llegaron grupos indígenas de toda Latinoamérica, a rendir el merecido homenaje. Darío estaba tan agradecido, y brillante como era, entendía perfectamente que, en su extrema fragilidad también debía mantenerse entero y sonriente.
Luego, en las marchas, siempre firme, presente, hermoso y elegante, encantador con su sonrisa amplia y grata, y su palabra segura y apasionada. El profeta ambientalista, un constante defensor de los derechos a la tierra, y de la protección de los recursos naturales. Era afectuosísimo. Y yo le decía piropos siempre, porque él no escatimaba el abrazo con todos, sintiéndose siempre muy humano. Qué triste! Claro que también está el disenso. Absolutamente, y fuertemente, disiento con alguna de sus posturas. Pero es mucho más lo que me ligaba a sus luchas.
Son esas pérdidas que se viven de manera inexplicable, porque no se trata de un amigo con quien se comparten tantas horas, o con quien se intercambian mensajes. No. Pero era un gran referente, y un hombre muy tierno en sus expresiones, respetuoso de los más vulnerables. Qué pena! Soñaba con una foto de él, saliendo del hospital, sonriendo, con su mano en alto, saludando a la cámara.
(1) Abogada/Militante del FdTodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *