Ricardo Fornés: La oposición fogonea para que haya más muertos y que el gobierno fracase.

Ricardo Fornes, contador, admirador del Che Guevara y la Revolución Cubana..

Córdoba- Argentina (Por Inés Mazas (1).- Ricardo Fornés, contador público nacional nació y se graduó en la Universidad Nacional de Córdoba. Se fue a vivir a Salta y se radicó allí con su familia. Actualmente, divide su tiempo entre los negocios inmobiliarios y su militancia en la Asociación Civil sin Fines de Lucro Ateneo Pueblo que adhiere al gobierno de Cristina y Alberto a nivel nacional. Se halla en Carlos Paz de vacaciones y aprovechó Inés Mazas, periodista y directora de Radio Retro.Com.Ar de esa ciudad de entrevistarlo a pedido de LaColumnaNOA.Com A modo de presentación, Fornes, que es un admirador del pensamiento del Che Guevara y la Revolución Cubana, dijo que la idea del análisis del país es realizar una interpretación macro y política, como los aumentos de precios, la deuda externa, las ayudas sociales para paliar la retracción de la economía como consecuencia de la pandemia. Todos estos temas merecen que hagamos un análisis macro económico o de economía política.

Inés Mazas, periodista.

La Oposición Sueña con el Fracaso

Estamos planteando qué va a ocurrir con las políticas de contención de la pandemia y las consecuencias en la micro y macro economía. A eso, se suma una oposición que le interesa el fracaso de la acción gubernamental a nivel macroeconómico y nivel de contención de los contagios. De hecho, hay una campaña anti vacuna, presentada por los principales líderes opositores, y,a la vez, fogoneada por los medios de los grupos concentrados que conforman una especie de “oligopolio” que desean que se agrave en contagios y muertes. La idea de la oposición es llegar a octubre en estas elecciones de segundo término con la posibilidad de sacar un resultado que no sea tan catastrófico para ellos. También sería bueno para esta oposición que la negociación con el FMI y que el control de la pandemia fracasen, que haya muchos muertos, de manera que después, cuando se haga una comparación de muertos por cantidad de habitantes, se presente a la Argentina entre los primeros y decir que han llevado adelante una mala gestión en contención de la pandemia. En este contexto, las patronales agropecuarias que han obtenido excelentes ganancias, un aumento de los precios de la soja, del maíz, y a pesar de eso, no han aceptado por tres meses contener la exportación de granos, por ejemplo, maíz, componente esencial de alimentación de vacas, cerdos, pollos porque el precio alto en el maíz impacta en los precios de carnes. Estas variadas acciones de la oposición pretenden desgastar al gobierno, para que en octubre del 2021 llegue a tener un resultado desfavorable en las elecciones.  También accionan  para que las negociaciones con el FMI por la deuda fracasen, como lo dije anteriormente. En este sentido, el gobierno pretende 5 años de gracia en el pago de los intereses  y después la prórroga del pago de la deuda por 10 años, que implicaría una oxigenación del gobierno en términos financieros.

¿Cómo ve la situación de la clase trabajadora y la clase más baja?

-La clase trabajadora son los formales, los que tienen posibilidades de vacaciones pagas, aguinaldos, jubilaciones. Después tenemos la clase trabajadora informal. El hecho de la contención económica con motivo de la pandemia ha generado el cierre de muchas empresas y aumento de la desocupación y la ampliación del trabajo informal. Aquí hay que pensar en términos de la distribución solidaria de la riqueza, un tema que siempre genera mucha discusión, por ejemplo, recordemos lo que ocurrió con las retenciones del campo. Hay sectores de la clase trabajadora que en términos comparativos con el resto de la clase trabajadora se encuentran en una condición favorable, en términos relativos. Y hay otro sector de la clase trabajadora que tiene ingresos que no le alcanzan para llegar a fin de mes. En este caso, el gobierno ha puesto en funcionamiento diversos programas de ayuda, el IFE, ayuda para la producción y el trabajo, son paliativos, que son financiados con emisión monetaria, porque hay una dificultad financiera producto del endeudamiento que arrastró el gobierno de Mauricio Macri. Es importante señalar, que en la etapa de Macri, se argumentó para poder avanzar en un endeudamiento con el FMI en que había un déficit primario muy alto. Se mintió en la magnitud del déficit primario. ¿Qué hizo el gobierno de Macri? Se endeudó en dólares. Pero el déficit primario del país se puede pagar en pesos. De manera que no era necesario adquirir la mayor deuda que hoy tiene un país con el FMI. Entonces, en vez de haber financiado ese déficit primario en pesos, para tener nosotros la posibilidad soberana de administrar el pago de esa deuda, se recurrió al FMI, y nos endeudaron en 44 mil millones que es lo que ahora hay que pagar. En realidad en dólares, y tampoco se llevó adelante una política de contención de la administración de divisas que permitió que se fugaran unos 80 mil millones de dólares en la época de Macri. Eso es macro duro, hablamos de cifras duras que condicionan el desarrollo de una economía y hace que el país requiera de mucho tiempo para salir de esta situación. Creo que los trabajadores no tienen que llevar adelante una política de confrontación de clases, porque si hay unos que están mejores que otros, eso no significa que deban confrontar entre ellos, porque están dentro de la clase con menos capacidad de hacer frente a los problemas que se avecinan.

¿Cómo ve el panorama que se avecina?

El Frente de Todos  es una coalición donde hay kirchneristas y compañeros de otras agrupaciones. No todas las miradas son similares, incluso hay ciertos desajustes en las opiniones y las posturas frente a la realidad cotidiana.  Hace poco, por ejemplo, vimos que pidieron la renuncia del presidente de YPF por divergencias en la gestión que llevó adelante. En este sentido, el diálogo requiere de un trabajo político y mucha comprensión frente a los hechos  que se avecinan, una oposición salvaje, medios de comunicación, el campo, sectores financieros, que van a desestabilizar. Estos meses serán difíciles, porque hay que ordenar el ámbito financiero, hay que atender las necesidades de la gente que perdió sus trabajos, analizar la continuidad de la emisión de moneda. Esto es el trabajo de un malabarista. Mantener el dólar, que el  oficial no devalúe más. La oposición y sectores exportadores piden a gritos una devaluación. Una devaluación implicaría inmediatamente un mayor aumento de precios. Estos sectores  presionan para que haya devaluación con el resultado que ya lo sabemos. Es un aumento de precios inmediatos. Convengamos que Argentina es uno de los países, que puede servir de ejemplo a nivel mundial que vive de la venta de los productos del agro y la comida. Es decir, productos alimenticios. Por un lado, la exportación de los commodities (trigo, maíz, cebada, soja, carne de cerdo, vaca, etc.), generan divisas. Eso se puede analizar como algo positivo en términos de pago de la deuda. Pero en el precio de los productos internos genera una dificultad, porque lo que se ha vendido afuera después, lógicamente, reduce la oferta de esos productos en el mercado interno. Y eso también llega con un aumento de precios en la relación de oferta y demanda y esto sirve para una especulación de los formadores de precio en la venta de aceites, granos, carnes. Y todo eso siempre es motivo de negociación con esos sectores que representan el poder real y buscar adecuar el déficit interno, que la inflación sea contenida lo mejor posible y la mejor negociación con el FMI. No es una tarea nada sencilla. Y requiere mucho trabajo político.

Cuando Ud. habla de unificar el mensaje, ¿a qué mensaje se refiere?

-Me refiero a cómo se trate la deuda con el FMI, los planteos de negociación del gobierno, el plan de pago, y siempre plantear que esa negociación no tiene que ser a expensas del consumo de la población de Argentina, porque las políticas del FMI siempre van de la mano de un ajuste interno, y en este caso el ajuste interno, por ejemplo, se aplica al aumento jubilatorio  y a la reducción de las ayudas (IFE, AFP, AUH). Entonces, ahí tiene que haber un mensaje unificado del Frente de Todos, para que se negocie en términos de soberanía del país y que por cumplir con el FMI se dejen de aplicar políticas sociales necesarias para la población que se agravaron con políticas heredadas y se acentuaron  como consecuencia de la pandemia, entre otras cosas.

(1) Periodista/Directora de Radio Retro.Com.Ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *