Paola Albarello (CTA): ¿Por qué contamos nuevas muertas cada 20 horas?

Paola Albarello, secretaria de Comunicación y Prensa de CTA, se pregunta en esta columna: ¿por qué contamos nuevas muertas cada 20 horas? Al final del artículo, responsabiliza al estado y a sus instituciones por la escalada de femicidios en Argentina.

Paola Albarello, secretaria de Comunciación y Prensa de CTA, debuta como columnista.

Buenos Aires- Argentina (Por Paola Albarello  (1).– Meses atrás una iniciativa en las redes sociales invitaba a poner tu nombre en el buscador más la palabra femicidio. Al presionar enter me paralicé, ya que estaba mi nombre ligado a decenas de situaciones aberrantes. Entre las tantas Paola asesinadas, estaba el reciente caso de Paola Tacacho, a quien por la tarde del viernes 30 de octubre del 2020, en pleno centro de San Miguel de Tucumán, el femicida Mauricio Parada Parejas mató a puñaladas luego de haberla hostigado insaciablemente durante meses. Ella tenía 32 años. Él tenía 13 denuncias. Soy del interior de la provincia de Buenos Aires, de un pueblo llamado Leandro N. Alem, a pocos kilómetros de Rojas. Sí, Rojas, donde hace apenas unos días un policía le arrebató la vida Úrsula después de 18 denuncias realizadas. Las vecinas y vecinos buscaron justicia por mano propia. El caso se internacionalizó y hasta el presidente de la nación recibió a su familia. Las 18 denuncias aun duermen en la justicia.   Enumerar los casos de femicidios luego de decenas de denuncias realizadas no es para el tamaño de una columna periodística, sino que me llevaría varias ediciones con decenas de tomos. Sin embargo, muchas veces parte de la sociedad condena el reclamo popular y tiende a banalizar esta causa. Pero, ¿Nos preguntamos por qué contamos nuevas muertas cada 20 horas? ¿Somos conscientes que un día vamos a poner un nombre más la palabra femicidio en el buscador y va a ser una amiga, una vecina, una hermana, una hija? ¿Por qué todavía cuesta terminar con esa idiosincrasia de que las mujeres tenemos la culpa de que nos maten? ¿Por qué cuando salimos a la calle con la rabia contenida ante tanta injusticia sólo se rescate que teníamos el pelo verde o andábamos en tetas? ¿Qué más tenemos que hacer para que nos vean como personas? ¿O será que sólo estando muertas no les molestamos?  El Estado y gran parte de sus instituciones funcionan de manera defectuosa, indiferente y cómplices siendo los principales responsables, y sólo toman medidas paliativas, a modo de manotazo de ahogado, cuando los casos se mediatizan. No queremos ser remeras que vistan nuestras amigas, los titulares de diario, los carteles que levanten nuestras madres, las tumbas que lloren nuestros padres. Queremos ser libres, respetadas. #VivasNosQueremos.

(1)Secretaria de Comunicación y Prensa de CTA/Contacto: +54911-63532817

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *