Pamela Vilán: No es lo mismo la masturbación que el coito.

Pamela Vilán, psicóloga, asegura en esta columna que un orgasmo genera una gran descarga de energía que produce una baja notoria en nuestros niveles de ansiedad y estrés. Seguidamente afirma que “no es lo mismo la masturbación que el coito”. La profesional que vive en Buenos Aires, está dispuesto a participar de cualquier debate para desmitificar y destronar el sexo como tabu de nuestra cultura occidental y cristiana.

Pamela Vilán, psicóloga y columnista.

Buenos Aires- Argentina (Por Pamela Vilán(1).- ¿Qué es lo que le pasa al ser humano, a las personas, a nosotros en los momentos más íntimos? En la columna anterior abordamos esta cuestión del sexo virtual,una nueva modalidad muy tabú, deberíamos empezar a deconstruirnos y poder empezar a dejar de ver estas cuestiones sexuales como algo raro o que no se habla o está prohibido ¿acaso nadie puede tener sexo?

La respuesta es que el sexo es lo más lindo y más placentero como seres humanos independientemente qué anatómica y biológicamente el cuerpo está hecho para procrear. Por esa razón,  cuando la mujer ovula libera feromonas ( juegan un papel poderoso en la sexualidad) que son sustancias químicas que envían señales de olor subconsciente a las personas del sexo opuesto y de esta forma natural provocan los sentimientos de atracción sexual que mejora la vida sexual .
El sexo también sirve para satisfacernos, porque muchas personas gozan y disfrutan viendo a su pareja en pleno goce. Un orgasmo genera una gran descarga de energía que produce una baja notoria en nuestros niveles de ansiedad y estrés. No es lo mismo la masturbación que el coito. El orgasmo mediante la relación sexual es el que genera esta descarga a un nivel más elevado que la propia masturbación. También mejora nuestro rendimiento físico y dato que no es menor podes recuperar la sonrisa. Aunque no lo creas, el sexo nos hace feliz, porque liberamos endorfinas que nos hace sentir bien y cambia el humor a un estado de bienestar instantáneo.
Además nos ayudan a relajarnos a dormir mejor, porque se liberan hormonas como la oxitocina ( hormona que cumple varias funciones, muchas de las cuales todavía no conocemos con precisión. Se sabe, por ejemplo, que es ella quien nos conecta con los demás, la que nos inyecta esa fuerza que da forma al afecto, a la reproducción y la lactancia, al amor en todas sus formas y matices )  y DHEA (hormona más abundante en la familia de los esteroides que se encuentra en el torrente sanguíneo. Su cuerpo utiliza la DHEA como el material de partida para hacer las hormonas sexuales; la testosterona y el estrógeno) que facilitan el descanso, y en especial el acto sexual que se realiza durante la noche.
Este desgaste físico provocará que caigamos rendidos en la cama después de un acto sexual. Por eso, viví la sexualidad de manera saludable y consciente. Descubrí que te gusta preguntar a la otra persona que está con vos,  que le gusta siempre, pues es muy importante el diálogo. La innovación puede sorprender a tu pareja o tu compañero de sexo con cosas diferentes eróticas,fantasías, juegos,  alternativas que te permitirán potenciar al máximo tu sexualidad.
(1) Pamela Vilán, Licenciada en Psicología- Contacto para entrevistas: +5491127638196.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *