Entre los hechos que se observan en la conformación de las listas para senadores y diputados a nivel nacional, quedan evidenciados 4 bloques de frentes pero que apuntan a dos modelos de país, con menos o más elementos que se complementan o contraponen. Por un lado el frente liderado por Macri-Pichetto, que representaría la continuidad por 4 años más del vaciamiento del estado, del ajuste, la inflación, la privatización, la desocupación y el recrudecimiento del hambre que ya se hace sentir en muchos hogares, un gobierno de empresarios para grandes empresarios,  modelo que también adhiere la fórmula de Lavagna-Urtubey, con algunos retoques aunque el discurso de presentarse como una alternativa (ni Macri, ni Cristina) pueda atraer a distraídos votantes.

Fórmula Fernández-Fernández

Por el otro lado, tenemos el espacio representado por Fernandez-Fernandez que propone recuperar el rol del estado como regulador de la vida económica, bajar la inflación, recuperar el trabajo y el consumo, con un capitalismo nacional inclusivo y en lo posible redistributivo. Y por último, una propuesta más progresista en los discursos pero que no logra incluir a la masa trabajadora, con poco crecimiento constituyéndose en la minoría. La conformación de los frentes fue desdibujando la identidad de los partidos tradicionales, como el peronismo, el radicalismo, el partido renovador, etc., ahora el voto está orientado más a las emociones que pueden despertar las personas de cada frente que a las convicciones de adherir a uno u otro modelo. Esto a su vez para el común del votante esta alimentado por los discursos que se reparten en los principales medios de comunicación, que si son funcionales a un modelo de país,  como la mayoría de los canales de TV, los diarios, las redes y los discursos mediáticos, apelando quizás a la memoria cortoplacista del grueso de la población, exaltando por supuesto todas las críticas a las prácticas inclusivas distorsionando con descalificativos en forma permanente a las clases populares, privándolas  de un análisis objetivo de su propia realidad. Otro hecho singular es la combinación que se dio en el armado de las listas entre la política y los representantes de cultos evangélicos, se observa mucha más presencia en el armado actual, la pregunta es si tiene algo que ver el efecto Bolsonaro, que trae también bajo el brazo mano dura y la propagación de los antiderechos.

Escasas Mujeres en las Listas

Hay además un elemento que se destaca en distintas provincias y que significan un retroceso en cuanto a participación ciudadana, el escaso número de mujeres como cabeza de lista, lo cual posiblemente redundara en una disminución de la representatividad en ambas cámaras, yendo a contramano de lo que acontece en las calles y en distintos ámbitos de la vida social, donde la mujer cobra cada vez más protagonismo y reclama por más derechos. No en vano se está hablando que la participación de la mujer en distintos ámbitos, especialmente en lo político traerá aparejado con toda seguridad la caída de la sociedad patriarcal y sin lugar a dudas una sociedad más habitable y equitativa.

(1) Antropóloga-UNJu; Especialista y Magíster en Políticas Sociales y Des.H.Sustentable-UNSa; Integrante de Familiares de Detenidos/Desaparecidos de Orán; Afiliada al Partido de la Victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Elecciones 2019: En Salta se conformó un Frente Grande en apoyo a la fórmula Fernández-Fernández

Salta-Argentina.- El Frente Ciudadano para la Victoria se reunió con organizaciones políti…