Norma Suárez: La Oposición a Jorge Capitanich rompe la cuarentena con movilización a favor de Vicentín.

Norma Edith Suárez, columnista de Las Palmas (Chaco) revela en este artículo la trama secreta de por qué la Provincia del Chaco ocupa el tercer puesto con mayor cantidad de contagios con Covid 19 y el papel que juega la oposición que rompió la cuarentena con una movilización a favor de la empresa cerealera Vicentin.

Norma Edith Suárez

Las Palmas- Chaco- Argentina (Por Norma Edith Suárez).- Mientras que las provincias vecinas mantienen una cuarentena relajada y con muy pocos casos de contagio, el Chaco sigue luchando por contener el Covid-19. Recordemos que los primeros casos de coronavirus en nuestra zona ocurrieron casi simultáneamente con Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Hoy, el territorio chaqueño es el tercer distrito más afectado del país después de la Provincia de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires. Aunque el gobierno chaqueño aplicó protocolos de seguridad y control de contagios incluso antes que el gobierno nacional, la sostenida circulación del virus obligó a las autoridades retroceder una fase. El gobernador Jorge “Coqui” Capitanich informó los primeros casos una semana antes que se decrete el aislamiento nacional. Cerró las fronteras de la provincia y dispuso la cuarentena obligatoria en todo el territorio el 17 de marzo, mientras que en el país se decretó el aislamiento preventivo el 19 de marzo. Es decir que las decisiones se tomaron en tiempo y forma.  Hubo en la provincia una propagación muy temprana debido a dos mujeres que volvieron de España el 10 de Marzo y no realizaron el aislamiento preventivo, actitud insólita, porque una de ellas es pediatra.  Fueron el caso 0 y 1 en la provincia.   Tres días después sobrevino en Resistencia el primer deceso local y el segundo nacional. Se trato de un hombre de 61 años que volvía de Turquía y Alemania. En esos días el Ministerio de Salud de la provincia fijaba su atención en el control de los focos de dengue, con 1.150 casos hasta ese momento, cifra muy alta que señalaba una luz de alerta para las autoridades sanitarias. Con los primeros casos de Covid-19, la estrategia giró y en marzo y abril los contagios siguieron propagándose por instituciones sanitarias, favoreciendo la dispersión del virus.  Aquí no hubo desidia ni ausencia del Estado. El gobierno provincial reaccionó rápidamente. A partir del primer positivo, se iniciaron las medidas de bloqueo a nivel epidemiológico, pero el brote llegó a las instituciones sanitarias y a los médicos que durante los primeros días de la pandemia continuaban aún con las prácticas sociales y culturales habituales. Pocos días más tarde el nivel de contagio llegó hasta una de las poblaciones más vulnerables de la región las comunidades de pueblos originario que con la ayuda del Gobierno Nacional a través de un equipo de médicos especializados se logró frenar el avance de la epidemia en el Barrio Toba.   

Rebrote Hospital Perrando                                                                                                        .

Simultáneamente a estos últimos episodios, se produjo un rebrote en el Hospital Perrando producto del bajo acatamiento inicial de la cuarentena, ya que un retiro espiritual que se realizó en un barrio de Resistencia, provocó el contagio de al menos 50 personas, entre ellas una médica de ese hospital, la primera efectora sanitaria en contraer el virus. Especialistas en el área de Microbiología coinciden en que uno de los disparadores fue “el alto contagio que hubo en el personal de salud, tanto público como privado, por tener mayor contacto con otros”.  Es decir que estos fueron algunos de los factores que impactaron prematuramente en el sistema de salud. Actualmente, dos episodios luctuosos causaron gran conmoción en el Chaco. En primer lugar, la muerte del Jefe de Terapia Intensiva, Miguel Duré. Como consecuencia de este deceso, hubo críticas de los referentes políticos de la oposición (dirigentes del macrismo) en los medios locales y redes sociales, quienes llegaron incluso a pedir la renuncia de la Ministra de Salud. Paradójicamente tres días después estos mismos dirigentes políticos que se indignaban con la muerte del médico terapista salieron a la calle a romper el aislamiento para protestar por la expropiación de Vicentín y pedir el fin de la cuarentena. En este momento la Fiscalía actúa de oficio y se ha presentado como querellante contra estos insensatos dirigentes que lideraron la movilización. El segundo hecho que sacudió a la provincia fue la muerte del Subcomisario, René Pogonza, quien habría formado parte de la custodia que trasladó a la titular del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas- INAI- Magdalena Odarda al Impenetrable.

Funcionarios contagiados

Gustavo Martínez, intendente de Resistencia

Pocos días después tanto Odarda como tres funcionarias del gabinete de Capitanich dieron positivo a las pruebas del hisopado. La prensa afirma que la funcionaria nacional tal vez contagió a los miembros del grupo gubernamental provincial ya que viene de un lugar de alta circulación del virus como es Buenos Aires.  Pogonza pasó a convertirse en el primer policía fallecido por coronavirus que desató una fuerte polémica en la provincia. Ahora, los familiares del Subcomisario piden que se le impute por incumplimiento a los funcionarios que integraron la comitiva y que renuncien a sus cargos. Asimismo los diputados provinciales de la UCR presentaron ante la Fiscalía Federal una denuncia penal contra la titular del INAI, por propagar el virus, ya que la funcionaria tenía en su entorno colaboradores contagiados con Covid 19. A este complejo escenario se debe sumar el quite de colaboración del Intendente de Resistencia, Gustavo Martínez, quien se mostró indiferente o miró para otro lugar en la ciudad que justamente tiene la mayor tasa de contagios de la provincia. Recordemos que este dirigente puso sus fichas en las elecciones de 2019, por debajo de la mesa, por los candidatos del macrismo. En este momento, sólo efectivos de la policía que dependen del gobierno de la provincia controlan en Resistencia el acatamiento de la cuarentena, mientras que en el resto de la provincia los intendentes se pusieron al frente de la pandemia colaborando activamente con el gobierno provincial, aportando agentes de tránsito municipales quienes en forma coordinada trabajan con personal policial y agentes sanitarios en el control de las entradas y salidas de cada localidad para evitar que se transgreda el aislamiento preventivo en cada ciudad. Es hora que el intendente de Resistencia se ponga al lado del pueblo y prescinda de las diferencias partidarias y tome como ejemplo la conducta de los Municipios que lograron articular con el gobierno provincial para controlar el avance del virus al punto que todo el territorio del Chaco presenta un 7 % de casos de Covid 19, mientras que la ciudad de Resistencia arroja el 97% de los casos restantes. Esta diferencia muestra quienes apoyan al gobierno nacional de Alberto y Cristina y quienes le dan la espalda y no se dan cuenta que con esta actitud son funcionales a la derecha macrista  que boicotea al gobierno de Jorge Capitanich.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *