Miguel Ángel Bustos, poeta asesinado por la dictadura cívico militar, reconocido y valorado por la crítica de EE.UU.

Miguel Angel Bustos, poeta, artista plástico, militante del ERP, periodista y docente, (1932-1976).

Buenos Aires- Argentina (Por Laura Coronel Viana (1).– Poeta, artista plástico, militante político, periodista y docente, Miguel Ángel Bustos (1932) volvió a ser noticia hace pocas semanas, cuando se anunció que dos de sus libros fueron publicados por primera vez en inglés, en una edición bilingüe al cuidado de Lucina Schell. Fragmentos fantásticos (1965) y Visión de los hijos del mal (1967), ambos reunidos en el volumen Vision of the Children of Evil, fueron lanzados por la editorial estadounidense co•im•press (collaborative*cooperative*immediate), de Chicago. Esa editorial ya tradujo obras de otros poetas argentinos, como Juan Gelman y Mercedes Roffé.

Laura Coronel Viana, escritora.

“Al igual que Federico García Lorca, cuarenta años antes, en España, Bustos fue asesinado en 1976 por la dictadura militar de su país a causa de su ideología –escribió el crítico y ensayista estadounidense Stephen Kessler sobre la primera edición de un libro de poesía de Bustos en Estados Unidos–. Para interpretar su lenguaje alucinado y sus visiones de la pesadilla de los sueños en un inglés creíble, Schell alcanza los límites de la expresión y nos presenta una voz extrañamente dotada, salvajemente imaginativa y prematuramente silenciada del siglo XX”. Algunos poemas de Bustos integraron la antología Contemporary Argentine Poetry, de William Shand, publicada en 1969 por la Fundación Argentina para la Poesía, y otros pocos circularon en revistas literarias estadounidenses.

Gracias a una beca del FNA y al apoyo de colegas y la editorial, Biografía de un poeta militante se publicó a mediados de 2018. “Comencé a leer a Bustos en la década de 1990 –dice Hardmeier–. Con cierta gente hacíamos encuentros de lectura y alguien me pasó El Himalaya o la moral de los pájaros en fotocopias, pues los libros de Bustos eran prácticamente inhallables. De ese grupo surgió El Anartista, una revista que se publicó durante seis años. El número 1 llevaba como nota central un análisis de la obra de Miguel Ángel”.

Para Hardmeier, Bustos es un poeta excepcional. “En su obra confluyen diversos sentidos y él ha sido tildado de místico, maldito, neorromántico. Creo que como poeta es eso y mucho más –afirma–. En su figura se entrecruzan un cúmulo de experiencias y actividades que lo transforman en una figura riquísima: sus internaciones, su obra plástica, sus amistades y amores, su militancia en el Partido Revolucionario de los Trabajadores, su condición de gran periodista”. Bustos publicó notas en diarios como La Opinión El Cronista Comercial, que fueron compiladas por Emiliano Bustos en Prosa. 1960-1976, volumen editado por el Centro Cultural de la Cooperación. En diarios y revistas, el poeta escribió sobre autores tan diversos como Lautréamont, Thomas Mann, Pablo Neruda, César Vallejo, Claude Lévi-Strauss, Miguel Ángel Asturias y Friedrich Hölderlin, entre muchos otros.

Algo llamativo en la poesía de Bustos, asociada en el imaginario de los lectores con la militancia revolucionaria de los años setenta, es que la política apenas se manifiesta. “Él tiene una visión angular y mayor del mundo político, hecho que se refleja en varios pasajes de su obra en cuanto a la visión que tenía, por ejemplo, de la conquista de América y el sojuzgamiento y la aniquilación de los pueblos que habitaban estas tierras”, señala Hardmeier. “Tal vez hubo un problema en el rescate de su figura por parte de los organismos de derechos humanos. Aclaro que eso fue y es absolutamente necesario, pero se han rescatado a poetas y escritores menores, a mi entender, por el hecho de que su escritura era explícitamente política. Por tal motivo, Bustos es más reivindicado como periodista que como poeta. Pero mientras vivía, sus libros circulaban y él era reconocido. Cuando lo secuestran en mayo del 76, desaparece y luego desaparece su obra”. El trabajo de recuperación de la poesía de Bustos, que requirió décadas, también está explicitado en Biografía de un poeta militante. “Ahora se lo lee casi secretamente, pero lo rico es que tiene lectores y estudiosos de su obra y ese acercamiento, estoy seguro, se extenderá en el tiempo”, concluye el autor. Se trata, como sucede con la literatura, de un proceso abierto e inacabable.

Dos poemas de Miguel Ángel Bustos

ESPUMAS DE LUZ Y SOMBRA:

 MURALLÓN DE VIDA

Apenas vuele sobre el llanto
por mi lengua riendo llegaré a tus manos.
Elástico al sol subiré enorme
acorralando en la noche
el día de vientos afilados.
Niños heridos
palomas de hambre
amordazan mis besos
sacuden mis risas y te alejan
para que muerda la vida y no me canse la muerte

SUEÑO QUEBRADO

Sueño quebrado
levántate y anda
Marcha de mi frente
abre mi tierra.
Levanta
ruda muralla de niños
al dólar de fuego y zarpa de balas.
Vuelve
joven enamorado del agua
al mordido corazón rebelde,
abraza y besa prieto hasta la llama
pedernal de lágrimas,
mi corazón
clavado a pico de sangre
en las vigilias desnudas de mi cuerpo.

(1) Laura Coronel Viana, escritora que vive en Lomas de Zamora/Buenos Aires, tuvo la gentileza de recopilar la obra de Miguel Angel Bustos, asesinado por la dictadura cívico militar en 1976, y enviar para su publicación en LaColumnaNOA.Com. Fuentes: Diario la Nación/ Historia del autor/ Obras del. autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *