María Laura Rojas: La Lucha del Colectivo de Mujeres No es Nada Fácil.

La politóloga María Laura Rojas, sostiene en esta sexta columna que “la lucha del colectivo de mujeres claramente no es nada fácil” y menciona en el primer párrafo al cruce de palabras de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner con la senadora macrista de Tucumán, Silvia Elias por el uso del sustantivo presidente/presidenta.

Rawson-San Juan Argentina (Por María Laura Rojas(1).- Hace un tiempo atrás fue de público conocimiento un cruce verbal entre Cristina Fernández de Kirchner, en su carácter de presidenta nata de la Cámara de Senadores de la Nación,  y la senadora tucumana del  bloque Juntos por el Cambio (Macrista) Silvia Elias. El conflicto se centró en el género de un término. Sucede que ya en reiteradas ocasiones,  Cristina había solicitado expresamente que fuera llamada “Presidenta”, sin embargo  la senadora Elías insistió llamarla “Presidente”, enfatizando claramente en el carácter masculino de ese término. Obviamente conocemos la rapidez y el temperamento de nuestra vicepresidenta, que le devolvió la gentileza. En este cruce más allá de una nota de color, hay todo un trasfondo que cristaliza casi las causas de por qué el machismo sigue imponiéndose sobre la incansable lucha de las mujeres por la igualdad. Y más profundo aún, este contrapunto en el lenguaje pone de manifiesto por qué la Paridad de Género no solo es una cuestión de cantidad.

María Laura Rojas, columnista.

Largo Camino para Alcanzar paridad de Género

Actualmente el estudio más serio que mide la paridad de género en un país, lo introduce un programa de la Oficina de la Mujer de las PNUD llamado Atenea; que a través de un índice construido con 8 dimensiones y 40 indicadores estandarizados  miden en distintos niveles de gobierno y en los tres poderes del Estado  el ejercicio real del poder de las mujeres, es decir su peso relativo en el proceso de toma de decisiones y el acceso a cargos jerárquicos. Las conclusiones de este estudio hacen hincapié en que nuestro país ha experimentado un avance en normativa pero que aún queda un largo camino para alcanzar la paridad de género. En este sentido, no basta ser un exegeta (entendido) en el tema, basta con analizar este cruce donde aparece algo básico que tiene que ver con términos de lenguaje, que referencian el género de un cargo que se ocupa. Es claro entonces que la paridad no es solo una cuestión de equidad en representación, trasciende el  carácter cuantitativo y necesita de una clara orientación  ideológica en donde habrá que ahondar, para lograr su ejercicio efectivo.

Es loable entonces -y habrá que tenerlo en cuenta en la historia del colectivo de mujeres argentinas-  que cuando Cristina se molesta por la reiteración de la Senadora, lo hace defendiendo al género. Poniendo en primer lugar la feminización de los términos, como base de expresión sustantiva de nuestros derechos conquistados  y como reconocimiento efectivo de esta equidad tan ansiada. En definitiva esta situación pone claro sobre oscuro, que sin respeto a la causa en todas sus dimensiones y aspectos – incluidos los términos- no se podrá avanzar  hacia la igualdad.

Las mujeres creo debemos tener en cuenta que  podemos pensar de distinta manera, inclusive en lo que respecta a la construcción de un proyecto político, tales como las diferencias metodológicas, porque en definitiva el pensamiento diverso enriquece, pero las mujeres no podemos permitirnos tener diferencias conceptuales que definen claramente el horizonte hacia donde caminamos, que es una verdadera democracia paritaria. En virtud de que el gobierno nacional ha dado un paso inmenso en el desarrollo de la institucionalidad que incluye el tratamiento de todas las temáticas del Género y las Diversidades, es necesario caminar hacia el diseño de una agenda que contenga puntos mínimos de  consenso entre todos los sectores. Entonces así luego podremos discutir sobre lo metodológico en base al respeto de los acuerdos pre-existentes. No es casual haber traído este tema a esta columna de opinión, que se suma al movimiento Ni una Menos que pide a gritos una sociedad  sin violencia, donde eliminemos las desigualdades contra las mujeres principalmente y donde no tengamos que lamentar femicidios cada 23 hs. La lucha del colectivo de mujeres claramente no es nada fácil, es muy cara a nuestros sentimientos, y se constituye de problemáticas todas eslabonadas unas a otras, buscando una sociedad más justa y equitativa que requiere  trabajar y cuidar todos los detalles, inclusive hasta los términos.

(1) Lic. María Laura Rojas- Politóloga M.P 208- Coordinadora CIC Villa Krause- Municipalidad de Rawson- Directora Área Desarrollo Socio – Cultural -Centro de Estudios para el Desarrollo Inclusivo(CEDI)-Tel/Wpp: +549 2645294492

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *