Buenos Aires-Argentina.- Lourdes Massimino, escritora argentina, aceptó la invitación de LaColumnaNOA.Com y nos envió su propia visión de su novela “Entre Sombras y Susurros” homenaje sincero a Japón que según la autora “es una tierra de secretos escondidos por siglos hasta su apertura a Occidente a fines de siglo XIX”.

LaColumnaNOA- La autora firma ejemplares de su novela.

La sabiduría de Oriente siempre fue muy atractiva para mí, a pesar de su complejidad. La literatura japonesa es en esencia femenina. El Hiragana, es un lenguaje de silabas que nace del interés de las mujeres por representar la fonética de los Ideogramas, que llamamos Kanjis. Estos Kanjis eran privativos de los hombres ilustrados de la época, de las cortes y sus funcionarios.

“Entre Sombras y Susurros” es el resultado de una sumatoria de lecturas e investigación consciente. La narrativa de las primeras escritoras de Japón data del siglo XI. Las Damas Murazaki Shikibu con su obra “Genji Monogatari” y Sei Shoonagon con “El Libro de la Almohada”, son pilares de la literatura de Japón. Yasunari Kawabata, uno de los escritores clásicos nipones. Su novela “Mil Grullas” fue mi puerta de acceso a la cultura de Japón. Mi prosa encontró en su obra una esencia común. El autor conjuga toques líricos en el devenir de sus historias. La poesía y la narrativa se fusionan. Estas primeras experiencias marcaron el comienzo de mis investigaciones sobre un país fascinante. En aquel momento, mi destino aun no estaba claro. Con los años descubrí que, aquellos enigmas hechizantes me otorgaban nuevas visiones sobre la literatura universal. Los intentos de sumergirme en el idioma japonés quedaron truncos, sin embargo, me hicieron descubrir aspectos de la idiosincrasia japonesa. La estructura de una oración lleva el verbo al final. Lo que da la pauta de que hay que escuchar hasta el final para entender un mensaje. Una curiosidad que me lleva a pensar en el respeto al conversar con otra persona.

Homenaje a Yoko Ono

En el año 2016 el MALBA se hizo un homenaje a la Cultura Japonesa en la figura de Yoko Ono. Ese Ciclo de Arte estaba consagrado a enaltecer la impronta femenina. Me anoté en unas conferencias de la profesora Amalia Sato sobre “La voz femenina en la Literatura de Japón”. Esas clases me llevaron a conocer la figura Ichiyoo Higuchi, una joven escritora del siglo XIX. Sólo me quedaba disfrutar de su influjo. Ichiyoo Higuchi me sumergió en el clima que me condujo a un viaje en el tiempo. Una autora nacida en el Japón a fines del siglo XIX. Entonces todo fue claro para mí y se empezó a gestar la idea de mi novela. Una idea que a medida que crecía me desbordaba. Disfrute me mucho de escribir “Entre Sombras y Susurros”, sé que el lector que disfrutará también. No busco dar un mensaje, cada lector completará mi obra con su universo personal. Mi deseo de superación y mi pasión por la literatura quedaron en evidencia. El hallazgo de un objetivo literario se convirtió entonces en mi Ikigai, la “razón de existir”. Mi amor por la cultura japonesa logro fusionar la figura emblemática de Ichiyoo Higuchi del siglo XIX con las vivencias de una joven escritora del siglo XXI, Angeles Mashino. Cautiva de la influencia de la literatura testimonial de Higuchi recree en mi novela la búsqueda de la identidad femenina en sus protagonistas. Así nació el primer hilo conductor una Búsqueda. La pluma de Ángeles Mashino, la otra protagonista tomaría los textos de Higuchi para hacerlos renacer al siglo XXI. En mi reposaba la misión de encarnar las historias de las dos jóvenes en mi narrativa. Un espacio atemporal en la novela, Memorias Compartidas es el segundo hilo de la trama. El Diario de la protagonista occidental, Angeles devela la lucha interna de la mujer en la actualidad y da cuerpo a la tercera línea argumental. La Literatura le da a Mashino la ocasión de recrearse como ser humano. La siembra de muchos años y mi formación constante me ha hecho entender que “Entre Sombras y Susurros” es la cosecha de esos tiempos latentes. El Ikigai, es la expresión del idioma japonés que captura este concepto inefable. La reconstrucción de un cuenco hecho pedazos con la técnica de la cerámica llaman Kintsugi resalta en sus uniones doradas memoria del pasado. De este mismo modo, las historias dispersas de mi novela forman una obra nueva. Tres corrientes de agua que desembocan en el río de la memoria colectiva. “Entre Sombras y Susurros” de Quaterni Editorial tiene ISBN español y es distribuida por Alfaomega Grupo Editor en Latinoamérica. Adopte el seudónimo Tsuki Mashino para firmar el epígrafe de mi novela como un guiño al lector. Una manera de llegar a Japón con un nombre sereno. Quizás algún día mi obra llegue al país del Sol Naciente. La Colectividad Japonesa en Argentina me ha alentado y apoyado en este camino. Una escritora reúne en sí misma un compendio de vivencias y recuerdos que la trascienden. Memorias que asoman en la narrativa y en la poesía de manera misteriosa. Mi novela tiene una composición atípica. Responde a los conceptos que entiendo como acordes a este siglo. Los sentidos agudizados por la invasión de estímulos externos hacen necesaria una literatura audiovisual, que responda a las exigencias de un nuevo lector. El resultado del manejo de piezas cortas en mi formación como cuentista me otorga un dominio particular del fragmento. Lo que hace de “Entre Sombras y Susurros” una obra que podríamos llamar de corte innovador. El oficio de escritor en mi propia concepción debe trasuntar lo conocido para proyectar en las mentes de los lectores las imágenes a modo de realidad virtual. Los planos de la fotografía, las sensaciones que provoca el cine y la presencia de imágenes volcadas en un lenguaje llano posibilitan una narrativa comprometida con este siglo. Las escenas se suceden sin prisa, pero sin pausa, urdiendo un tejido que atrapa la atención del lector con una nueva propuesta.

LaColumnaNOA- La literatura japonesa inspiró a Lourdes Massimino.

Lourdes Massimino 2019- Contacto para entrevistas: +54911-5996-8892

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *