Salta - Argentina: sábado 22 de junio 2024 01:39 hs.

La inflación profundiza el fenómeno de trabajadores formales pobres

La inflación profundiza el fenómeno de trabajadores formales pobres

Si se toma como único ingreso del hogar, el salario de ocho de cada diez trabajadores formales no alcanza a cubrir la canasta básica. La situación se profundizó en los tres primeros meses de este año. 

 

La aceleración inflacionaria y una política de ingresos y precios que no logra su objetivo profundiza un fenómeno económico-social: Ocho de cada diez personas ocupadas en trabajos formales cobra por debajo de la línea de pobreza. La brecha incluso se amplió en los últimos meses, en medio de una fuerte especulación del sector empresario, que presiona los salarios a la baja y empuja los precios al alza. En el medio, el gobierno pivotea entre una política que busca que los salarios le ganen a la inflación y el estrecho margen de maniobra al que se comprometió con el Fondo Monetario y los sindicatos parecen desentenderse de su rol en esta situación.

La situación ya era preocupante en la última parte del año, pero en los meses recientes, producto de la especulación de un sector empresario y la suba de precios internacionales en los alimentos, empeoró la realidad de trabajadores y trabajadoras de la Argentina. Cuando se espera por los resultados de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del cierre de 2021 (se conocerá el mes próximo), las cifras al tercer trimestre evidenciaba (a los precios de ese momento) que ocho de cada diez personas ocupadas percibía ingresos por debajo de la línea de pobreza para un hogar tipo de cuatro personas, mientras que a cuatro de cada diez no le alcanzaba para cubrir la canasta alimentaria (línea de indigencia).

Según las últimas cifras del INDEC, el 80 por ciento de la población ocupada al tercer trimestre del año pasado contaba con ingresos inferiores a los 70.000 pesos, frente a una canasta básica en ese momento de 68.359 pesos y una cesta alimentaria de 29.213 pesos. El 40 por ciento de la población no alcanzaba a cubrir la ingesta mínima de alimentos porque percibía ingresos inferiores a 30.000 pesos. Esa relación empeoró en los últimos meses, pese a la reapertura de algunas paritarias y el poder adquisitivo de los salarios no recupera terreno. En diciembre se había llegado a mejorar 4 puntos, dado que los salarios del sector registrado habían avanzado 55,3 por ciento en 2021 y los precios minoristas, un 50,9 por ciento, aunque con una alta incidencia de inflación en alimentos. El dato se conocerá en abril.

En términos individuales (ingresos y canasta por persona), el 25 por ciento de los trabajadores son pobres en la Argentina. La canasta básica por persona se ubicaba en el tercer trimestre en 22.122 pesos promedio, sin contar obviamente el precio de un alquiler. “Si bien los datos corresponden al tercer trimestre de 2021, la situación de estos ocupados en ese sentido no cambia demasiado de un año a otro porque se debe principalmente a un fenómeno estructural del mercado de trabajo: la informalidad”, señaló Jorge Paz, investigador principal del Conicet y director del Instituto de Estudios Laborales y del Desarrollo Económico.

El investigador, asoció esta situación a “la falta de crecimiento económico es uno de los más relevantes a nivel macroeconómico”. “El estancamiento crónico de la economía argentina es un tema central que explica la falta de creación de empleo de calidad. La inestabilidad institucional y económica (reflejada en parte en la inflación) y la falta de inversión, son elementos clave de ese fenómeno”; detalló Paz.

 

Fuente: El Destape

editor

Articulos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *