La Hora en Salta
Joan Prim: EE.UU. quiere la supremacía mundial en contra de China y Rusia.

Joan Prim: EE.UU. quiere la supremacía mundial en contra de China y Rusia.

Bs.As/Argentina (Por Joan Prim(1).-Primera parte .Cuando Carlitos Marx planteó sus tesis sobre el capitalismo y la futura sociedad comunista, tenía en mente el carácter propio de los burgueses de su época, es decir, personas que tenían un comportamiento racional. Hoy en día, a partir de la agresión a Afganistán, el Primer Mundo, con los Estados Unidos a la cabeza, presenta un comportamiento paradójico y errático, invadiendo países y generando guerras que todo el mundo pensante sabe de antemano que perderán. Todo esto tiene que tener un sentido y no meramente deberse al hecho, escasamente probable, de que los imperialistas actúan de forma y manera irracional. Acontece que quienes realmente mandan en el Primer Mundo son los grandes concentradores de capital y sus intereses no tienen porqué ir de la mano con los de la clase burguesa y pequeñoburguesa. La extrema concentración ha hecho que muchísimos ex-burgueses pasen a engrosar las filas de la pequeña burguesía o que vivan, algunos, la mayoría, modestamente de renta, no siendo ya los dueños de los medios de producción. Volviendo al tema central, hecha esta aclaración, a los capitales concentrados les interesa primeramente seguir concentrando capital, notando escasa cuenta de que pueden ser ellos las víctimas de otro concentrador ante una nueva crisis financiera. La realidad es que viven en un tiempo muy vertiginoso que les deja escaso tiempo para pensar con precisión y claridad. Así las cosas, el Primer Mundo vive de crisis financiera en crisis financiera, destruyendo toda cadena de valor que se anteponga a sus deseos de mayor concentración. Observan un extravío de clase, con conciencia de casta, pero a la que en un abrir y cerrar de ojos, se puede dejar de pertenecer. Y lo que entró en juego, debido a un muy mal trazado plan estratégico, es el interés militar por hacerse con los recursos naturales necesarios al avance tecnológico a cualquier precio, aun si esto determina acciones que tienen mayor pérdida que beneficio. Y tales recursos seguirán siendo derrochados pues la libertad es la libertad de consumir. Este escrito continuará y veremos que los imperialistas, al acercarse su fin, no solo se han vuelto terroristas a escala global, sino que en su afán por articular temas inarticulables en un todo coherente, han perdido la cabeza.

Segunda parte: Con toda la certeza del orbe, Sadam Husein no era ni encabezó un gobierno revolucionario, sino más bien uno “nacionalista”, si cabe el adjetivo. En el aniversario del inicio de la agresión a Irak, no importa qué clase de gobierno ataquen los EEUU sino que construyen un relato donde todos somos sus enemigos. Del condenado a morir en la horca, aún no entendemos si por “conservador” o por “nacionalista”. Hay que señalar que Iraq quedó aniquilado como país. Ciertamente en el presente caso, es escasamente relevante el tema de los recursos naturales. Ante la crisis, parece ser que el mando político piensa una salida por medio de la reactivación económica a lo Malthus y los militares se oponen advirtiendo que es una guerra que perderán. No hubo reactivación ni se pudo controlar al país. De allí el democrático golpe de estado militar que es coronado con la elección de Biden. Ciertamente, como todos predijimos, la batalla por Iraq fue perdida por EEUU. El Pentágono también lo sabía, de allí que a partir de entonces este manejo de las relaciones exteriores de EEUU y, más tarde, con Joe Biden, la política general del país del norte. Nadie puede ocultar el hecho que Biden es un hombre del Pentágono, aunque sea desconocido por muchos. Y nadie sabe, con la desesperación de verse esfumar su antiguo poderío, de que locura sean capaces en un futuro cercano. Luego todo será justificado con “bonitos” juegos semánticos sin contenido real. En realidad, mi opinar es que El Pentágono puede probablemente tener asumida su pérdida de hegemonía actual. Una mirada prospectiva parece mostrar que no habrá guerra nuclear, sino que lo que seguirá es un conflicto entre imperialismo y socialismo real, que tiene forma de sanciones económicas y comerciales, lucha política por rubros tecnológicos (5G), disputa por América Latina y Europa, por Asia, aprestos militares, más presupuestos en armas, conflictos regionales y, en el caso del imperialismo, amenaza de agresión militar; donde se agudizarán los conflictos ante el estancamiento económico americano. Los americanos parecen quizás, tender, con el paso del tiempo, a jugar a todo o nada. Y es que quieren la supremacía mundial, en contra de China y Rusia.

Post Scriptum: Hoy, a cien días de asumir, la revolucionaria propuesta de Biden es matar jóvenes colombianas y colombianos. 

(1) Artista y obrero. Vive en la CABA.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *