La Hora en Salta
Homenaje al fundador de Revista Hortensia: Alberto Cognigni

Homenaje al fundador de Revista Hortensia: Alberto Cognigni

Córdoba/Argentina(Por Norberto Tallón(1).- El 31 de agosto de 1971, medio siglo atrás, apareció (2.500 ejemplares) sin muchas expectativas de sobrevivencia, con la idea de presentar en sus páginas “Algo del humor de Córdoba”, creada y dirigida por Alberto Pío Augusto Cognigni (Alberto Cognigni) firmando en los créditos como “El Irresponsable” y su esposa, Sara Catán, como secretaria (“Y tres hijos” apunta en el Staff del número 1), la revista Hortensia. El “Gordo”, a su vez, publicaba un editorial en cada edición bajo el título “Carta al que lee”. El nombre Hortensia, “cuenta la leyenda”, proviene de una conocida demente, del barrio Santa Ana de Córdoba Capital, que vendía bulbos de esa flor. Solía estar, de manera habitual, en La Cañada, en aquel tiempo, arrabal de “La Docta”. Cuando transitaban en su cercanía parejas, alzaba su pollera y al no tener ropa interior gritaba “¡Miren la papa de Hortensia!”, junto a una catarata de palabrotas. En habla coloquial, lunfardo o argot de la ciudad, “papa” es una forma de mencionar los genitales exteriores femeninos. “La Papa” se presenta en la tapa como un subtitulo de la publicación. El pronóstico más que moderado sobre repercusión quedó muy “chico” ante el excepcional éxito.

Tapa de Hortensia.

En muy corto plazo saltó las fronteras provinciales y se transformó en un fenómeno nacional, con tiradas mayores a 100.000 ejemplares, superando en unas cuantas ocasiones al tradicional diario local “La Voz del Interior”. Estuvo en los quioscos 245 veces, hasta diciembre de 1989. Veinte años en que se movió por un laberinto de obstáculos y barreras de todo tipo con la ironía del lema: “Acá estoy para decir lo que se me antoja, ¿o no?”. Cognigni murió el 16 de junio de 1983 y un consejo de dirección, a cargo del humorista gráfico Roberto Di Palma, tomó la responsabilidad de la conducción. Hubo un breve relanzamiento en los ‘90. Algo especial, también, fue que la publicidad era concebida desde el humor; la redacción elaboraba los avisos y los acordaban con los anunciantes. La revista inició, en la década del 70, una renovación del humor nacional. A lo largo de los tiempos albergó la participación de humoristas importantes. Por citar solo algunos entre tantísimos: Don Quitilipe (Marcelo Amuchástegui), Miguel Bravo Tedín, Julio Chamartín. Geno Díaz, Ian (Juan Harczyk), Napoleón (Antonio Mongiello), Carlos “El Negro” Ortiz, Peiró (Manuel Peirotti), Hermenegildo Sábat, Fati (Luis Scafati), Cristina Wargon, tanto integrando (en períodos más o menos largos) el equipo estable o en carácter de colaboradores. Hay casos, asimismo, de quienes pusieron allí un hito fundamental tanto en la historia de Hortensia como en su trayectoria personal. El inmenso y recordado “Negro” Roberto Fontanarrosa “estrenó” en ella a dos de sus grandes personajes “Inodoro Pereyra, el renegau” y “Boogie el Aceitoso”. Crist (Nombre de “guerra” de Cristóbal Reynoso) lanzó desde allí “García y la máquina de hacer pájaros”, una historieta de humor absurdo que se “convirtió” en una superbanda de Charly García. El propio Cognigni “universalizó” a dos cordobeses típicos y humildes “Negrazón y Chaveta”. Crist, su compañero de ruta, recuerda así al “Gordo” Cognigni: “era desmesurado, un hincha, un entusiasta, un niño. Creía, como Salinger (el escritor estadounidense J. D. Salinger) que Córdoba y París eran limítrofes. El Sena se fundía en la Cañada, Nueva York era Nueva Córdoba, Londres un lugar cercano donde hacía revistas de humor para ver a través de la niebla. Buenos Aires un lugar donde se distribuía Hortensia, su sueño. Cognigni era fellinesco, juntaba todo como en un circo y era a la vez el payaso y el maestro de ceremonias”. Fue la única revista de humor del interior que “burló” los límites porteños para mostrar otra forma de “hacer” reír con absoluta autenticidad de nacimiento. Especialistas sostienen que al suceso inédito y desbordante ayudó un espacio por la desaparición Tía Vicenta y las repeticiones de Rico Tipo y Patoruzú, sumado a los grandes talentos que daba a conocer. Según AHIRA (Archivo Histórico de Revistas Argentinas), cada ejemplar tuvo una dimensión de 27,5 X 42 cm, de aparición mensual, ocasionalmente quincenal y, obvio, Córdoba como lugar de edición. Este Archivo permite descargar gratuitamente, en formato “pdf”, los números completos que se integran tras la digitalización (ahora hasta el 20 inclusive), por la generosidad de Mariano y Augusto Cognigni y su colección “Hortensiagracias”. A un clic de distancia, “Resumen de Chistes de la revista Hortensia”, ni “los mejores” ni los más “festejados”, porque tal mención para una subjetiva y difícil elección, síntesis en siete minutos, de algunos de miles, sería absolutamente arbitrario, cuando son una etapa del humor argentino. Realizado y publicado en La Voz, el canal de YouTube de La Voz del Interior. Aunque aburra lo reitero: la Pandemia no pasó y Delta está aquí. Mantener los protocolos y cuidarse muchísimo.

(1) Locutor Nacional/Comunicador social y entrevistador/Productor de formatos y contenidos audiovisuales y digitales/Escritor/Columnista de Diario de Cultura/Twitter: @betotallon

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *