Salta- Argentina.- Gustavo Grinspun, licenciado en economía e integrante del Movimiento Nacional de la Militancia Radical, se reunió en Salta en la sede del partido con militantes con la idea de reconstruir la diáspora de la Unión Cívica Radical que provocó su alianza con la derecha de Cambiemos del presidente Mauricio Macri. En diálogo con LaColumnaNOA en Hotel Presidente, reconoció que fue un error haber participado de esta alianza con el presidente actual que perdió las elecciones con Alberto-Cristina Fernández del Frente de Todos. También se reunió con referentes del alfonsinismo, tales como Carlos Barreto y Leo Svarzman, entre otros.

Atribuyó en primer lugar, que la preocupación de la militancia radical data de la convención de Gualeguaychú (Entre Ríos) que aprobó y firmó un “cheque en blanco” para la postulación de Mauricio Macri como candidato a presidente de la alianza Cambiemos. “Hace dos años que hemos empezado esta recorrida por el país y en Córdoba hicimos la tercera ronda para analizar el presente y futuro del partido”, señaló el hijo de Bernardo Grinspun, fundador del Movimiento de Renovación y Cambio, quien ocupó la cartera de ministro de Economía en la gestión del presidente Raúl Alfonsín, el primer presidente de la recuperación democrática en 1983.

Errores de la UCR

 Reconoció que la UCR perdió relevancia política y consideración del electorado a causa de sus propios errores y que implosionó el proyecto que hoy no se sabe cuál es. Esta situación movilizó a dirigentes nacionales a iniciar el trabajo de reconstrucción partidaria y promover el debate interno. Criticó a aquellos dirigentes que han adoptado la política autoritaria de imponer la adhesión a Cambiemos u otro partido de derecha, como en Salta ( un sector se encolumnó con el productor sojero Alfredo Olmedo). En este sentido, puso de relieve la contradicción de esos dirigentes que declaman en el discurso hacia afuera la democracia y hacen lo contrario en la vida interna. Calificó de “degradación política” al radicalismo que sigue en esta tendencia de adhesión a Cambiemos y rechazó que vaya a desaparecer, porque la UCR es parte indisoluble de la cultura nacional que nació con la organización federal de la República. Sin embargo, admitió que puede disolverse en su capacidad de gravitación como organización política.

¿En qué falló el radicalismo en estos últimos 10 años: en el diagnóstico, no supo  interpretar el mensaje de la población, y -en particular- de los pobres? 

-La UCR es un partido nacional  con vocación de poder y es perfectamente legítimo que pueda proponer mecanismos de alianzas. Te diría más, no se ganan elecciones sin coaliciones políticas. En el 83, por ejemplo, el radicalismo no tuvo ningún empacho en formar coalición con el Partido de Roberto Ulloa (fundado por el gobernador de facto), con Leopoldo Bravo, en San Juan, en Mendoza o con Manrique o Martínez Raymonda. En ese sentido, el radicalismo convocaba y conducía esas coaliciones” a diferencia de estas últimas elecciones que participó como “furgón de cola”, porque no participó en la distribución de los espacios de poder en el gobierno de Mauricio Macri.

Grinspun, estuvo, en la entrevista, en compañía de los dirigentes locales: Leo Svarzman y Carlos Barreto.

LaColumnaNOA- Gustavo Grinspun- Leo Svarzman, en Hotel Presidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *