Salta - Argentina: lunes 26 de febrero 2024 07:54 hs.

Fernando Barbarán: Efemérides Necesarias: Malvinas: un conflicto del Hemisferio Norte vs. Hemisferio Sur.

Fernando Barbarán: Efemérides Necesarias: Malvinas: un conflicto del Hemisferio Norte vs. Hemisferio Sur.

Salta/Argentina (Por Fernando Barbarán(1).- Para interiorizarse sobre la Cuestión Malvinas es necesario arrancar de la base que el conflicto es más un problema entre el Hemisferio Norte hegemónico y el Hemisferio Sur tercermundista. Esto es clave para analizar la situación desde la diplomacia, economía, relaciones internacionales y belicismo.

Ocupación británica en 1833: Los ingleses han aprovechado para usurpar las Islas Malvinas en 1833, cuando Argentina estaba sumida en un conflicto civil, sin constitución promulgada y en las eternas luchas de poder entre la clase dirigente. A pesar de ello, las Provincias Unidas del Sur no se habían olvidado de las islas al sur del territorio recientemente independizado y habían logrado designar y desarrollar una gobernación nacional, la Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas. Pero la forma de colonización de las potencias durante el siglo XIX, han aprovechado las luchas intestinas de las incipientes naciones o su falta de organización institucional, para ocupar territorios de amplia ventaja geopolítica y económica (como ser el Canal de Panamá, Hong Kong, entre otros), típico procedimiento imperialista que siempre los caracterizó.

Fernando Barbarán, Columnista de Efemérides.

Tratado Internacional de Asistencia Recíproca: El TIAR es un invento transnacional de los Estados Unidos para que, con la excusa de apoyarse mutuamente las naciones del continente americano contra la invasión de una nación extranjera, pueda meterse en los asuntos de los países latinoamericanos y, más importante, poder controlar sus ejércitos. El TIAR se establece en 1947 con la Segunda Guerra Mundial finalizada, pero con la Guerra Fría comenzando. Esto es clave para entenderlo, ya que el TIAR es otra herramienta más de dominación hegemónica imperialista de Estados Unidos sobre las naciones latinoamericanas. En la Guerra de Malvinas, primera oportunidad de poder ser aplicado el tratado, se hizo como si no existiera. El TIAR solo se reunió para decir que Inglaterra cese las hostilidades y Argentina no empeore la situación. Puramente simbólico. Eso sí, el 11 de septiembre del 2001, todas las naciones miembros del TIAR sí tuvieron que brindar su apoyo militar a Estados Unidos cuando fue atacado.

Organización de Estados Americanos: La OEA se establece en el 1948, con el pretexto de trabajar para fortalecer la paz, seguridad y consolidar la democracia, promover los derechos humanos, apoyar el desarrollo social y económico favoreciendo el crecimiento sostenible en América. Otra organización mundial inútil y desfavorable a los países latinoamericanos. Esta no ha podido nunca establecer un criterio favorable para alguna nación parte, más que para los Estados Unidos. En la Guerra de Malvinas fue totalmente enemiga de Argentina y la Dictadura Militar ni siquiera intentó quejarse.

OTAN: De todos los tratados transnacionales propuestos por Estados Unidos, la OTAN es definitivamente el más hegemónico. Con este, han podido subyugar a la mayoría de los países de Europa a su estructura militar. No solo eso, sino que han propiciado guerras alrededor de todo el planeta, sin ser juzgados por los crímenes de guerra, los desastres humanitarios con una cobertura totalmente impune de la opinión pública mundial. Basta con ver el tratamiento de los medios de comunicación de la guerra en Siria comparada con la de Ucrania; cuando la OTAN ataca parecería que lo hace con heroísmo, pero si es al revés, estos pasan a ser crueles actos de criminalidad. Parece como si estuviese encerrada en un comic de Marvel o una película de Disney, solo hay buenos hidalgos y malos desagradables. Durante la Guerra de Malvinas Inglaterra pudo hacer uso de sus alianzas en la OTAN para vencer en el conflicto, principalmente siendo apoyada por Estados Unidos, obviamente. En la actualidad, no solamente Reino Unido sostiene su presencia en las Malvinas, sino que la OTAN ha instalado grandes sistemas militares, aeropuertos y demás, porque las islas están consideradas como un punto estratégico para la hegemonía mundial de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN. Tal cual como lo denunció la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en el 2014. En la actualidad, la OTAN quiso hacer lo mismo que hizo en Malvinas en Ucrania, nada más que Rusia no lo permitió.

Organización de las Naciones Unidas: Fiel a su estilo, la ONU solamente sirve para redactar resoluciones anuales sobre la necesidad de descolonizar todos los territorios que aún mantiene en esa condición el Reino Unido en el mundo, incluidas las Islas Malvinas. Pero insistir en las negociaciones, jamás. La ONU todavía no puede resolver el proceso de descolonización de diecisiete territorios que todavía están en esta situación, mucho menos puede impedir los conflictos bélicos ejecutados por la OTAN, es claro que para la Cuestión Malvinas tomará parte de las potencias hegemónicas y no del país vulnerado.

Derecho a la autodeterminación de los pueblos: Si bien el Reino Unido actualmente se apoya en este concepto de la “autodeterminación de los pueblos” para justificar su usurpación de las islas, es quizás el argumento más hipócrita que puede tener. Primero porque la población de las Islas Malvinas no son nativos de la misma. Segundo, porque, así como en Malvinas justifica la autodeterminación de los pueblos, en el caso de la Isla Diego García ha erradicado definitivamente la población originaria para entregarle los territorios también a una base militar de la OTAN. Antes de la Guerra de Malvinas, la población isleña nunca fue un problema de interés para Inglaterra, actualmente, y gracias a la inutilidad de la Dictadura Militar, los kelpers pueden ser ciudadanos ingleses. Sin embargo, el concepto del Derecho Internacional respecto a la autodeterminación, no debería aplicarse para este territorio.

La diplomacia durante la Guerra de Malvinas:

  • Estados Unidos (dirigente del bloque occidental): La Dictadura Militar en serio pensó que Estados Unidos iba a apoyarlos. Imaginaron que tanto tiempo de hacerles bien la tarea al imperio, limpiarles el patio trasero, obedecerles en absolutamente todo y ser el mejor perrito faldero, iba a tener su recompensa. Y no había que ser experto en relaciones internacionales del momento para entender el rol que ocupaba Argentina respecto a Estados Unidos y el rol que ocupada el Reino Unido, también respecto a Estados Unidos. Los norteamericanos respondieron como lo tenían que hacer, defendiendo a su aliado incondicional de la OTAN. Les dieron información de inteligencia a los británicos y desobedecieron todos los tratados de ayuda mutua entre países americanos que ellos mismos habían establecido. También suspendió la ayuda militar que le daba a Argentina para su “lucha contra el comunismo”, ordenó sanciones económicas (como las del bloqueo a Cuba) y calificó ante a la ONU a Argentina como “país agresor”, además de dar su apoyo explícito al Reino Unido.
  • Chile: La Dictadura Militar pinochetista, también alineada ideológica y económicamente al bloque occidental liderado por Estados Unidos, claramente se posicionó al lado de sus aliados. Estos apoyaron a Reino Unido con aeropuertos, radares y espionaje de las operaciones de las Fuerzas Armadas Argentinas.
  • Colombia: Al igual que Chile, Colombia se paró del lado de los usurpadores ingleses, obviamente siguiendo la lógica de los países alineados ideológicamente con occidente.

Sin embargo, hubo casos de países que se animaron a tomar medidas autónomas…

  • Brasil: A pesar de las tensiones que había con Brasil, estos aportaron dos aviones que no se utilizaron, pero posteriormente reemplazaron a las bajas que se habían sufrido durante la guerra.
  • Perú y Venezuela: Ambos enviaron ayuda militar a Argentina y convocaron a sus poblaciones a manifestarse en contra de la usurpación inglesa. Perú aportó diez aviones de bombardeo, misiles teledirigidos, entre otros. Venezuela envió subfusiles y dos aviones. Toda la ayuda llegó clandestinamente a Argentina y la Dictadura Militar no la quiso utilizar.
  • República Dominicana: Ofreció el envío de tropas para apoyar a la Argentina, pero nunca salieron de los puertos dominicanos.
  • Uruguay: Puso a disposición de Argentina dos hospitales para recibir heridos de guerra.

Pero los casos más paradigmáticos que afirman mi teoría que el Conflicto Malvinas es un tema de potencias versus países subdesarrollados, son los siguientes:

  • Cuba: Fidel Castro ofreció seis mil tropas especializadas en combates en climas fríos, entrenados en Siberia por militares soviéticos. (Es decir que Cuba ofrecía tropas más profesionales y entrenadas que las que tenía la Dictadura Militar). Además, Cuba también ofreció dos aviones. Ninguna de estas ayudas fueron aceptada por las Fuerzas Armadas Argentinas.
  • Nicaragua: Los sandinistas también ofrecieron tropas, además de municiones para cañones antiaéreos. Pero tampoco era ayuda digna para la Dictadura Militar.
  • Libia: Muhammad Kadaffi  fue quizás el que más ayuda militar ofreció a Argentina. Misiles infrarrojos, misiles teledirigidos, misiles de todo tipo, cualquier cantidad y variedad de morteros con proyectiles, bombas, ametralladoras, minas antipersonales y munición de toda clase. La Dictadura también negó esta asistencia.
  • Unión Soviética: La ayuda soviética fue más de inteligencia, ya que aportó imágenes satelitales, información confidencial de la KGB sobre dónde sería el desembarco inglés, equipos de comunicación, entre otros. Además, acercó al Atlántico Sur dos submarinos nucleares para dar seguimiento a los buques británicos y dicen que les advirtieron a los militares argentinos sobre los planes británicos de hundimiento del Buque General Belgrano. Pero Galtieri le había prometido a Reagan que no permitiría que un país del Bloque del Este ayudase a Argentina.

Entonces, queda demostrado que el Conflicto Malvinas es una cuestión más de imperialismo y prácticas de sometimiento de las naciones tercermundistas al gigante norteamericano y sus aliados. Para empezar a pensar en salidas negociadas y oportunidades de recuperación de las Islas Malvinas, primero Argentina debe tener soberanía económica, sobre todo en el Mar Argentino. Pero más importante, es empezar a desprenderse de la colonización inglesa mental que pone los intereses nacionales al servicio de los imperios sin darnos cuenta que los afectados con estas posturas somos nosotros mismos.

(1) Columnista en La Columna NOA/Columnista en Radio Novgorod/ferbarbaran@hotmail.com

shop_manager

Articulos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *