Fernanda Raverta brindó testimonio del secuestro y desaparición de su madre en la dictadura cívico militar.

Fernanda Raverta, titular de ANSES, publicó en su cuenta de facebook, el siguiente testimonio del secuestro y desaparición de su madre a la edad de 24 años y ella tenía 4 años. Replicamos este documento para que conozcamos ese lado que generalmente no conocemos del funcionario del gobierno nacional que los medios hegemónicos de la derecha neoliberal demonizan para desacreditar su gestión.

Fernanda Raverta, titular de ANSES.

Buenos Aires- Argentina.– Hoy mi mamá, María Inés Raverta, hubiese cumplido 58 años. Tal vez muchos no sepan pero cuando yo tenía 4 años y ella 24, fue secuestrada en Lima, Perú, en el contexto de la última dictadura cívico militar de nuestro país.
Fernanda Raverta, titular de ANSES, en brazos de su mamá María Inés Raverta.
A lo largo de los años, he podido ir reconstruyendo sus días, los de su infancia, los de su adolescencia, y los de su breve juventud. Les puedo asegurar que cada uno de esos días están cargados de una profunda alegría: en su “escuela de monjas”- Nuestra Señora de la Misericordia de La Plata-, con sus primos jugando a las cartas, en la pileta del abasto, jugando al vóley en el equipo del lobo, hasta he podido imaginármela caminando por las diagonales arboladas de la ciudad donde hoy trabajo… También he podido reconstruir su activismo militante en la república de los niños rodeada de niños… Y tanto más de su lugar en la organización en la que decidió ponerlo todo…
Pero quiero que sepan que también he podido reconstruir sus últimos días, cargados de crueldad. No creo que pueda una persona imaginar siquiera o intentar poner en palabras lo que tuvo que soportar.
Sin embargo…, en estos años de mi vida siempre pensé en que en algún momento llegaría la justicia, siempre aspiré esperanzada a que apareciera quien tuviera la valentía de tomar la decisión correcta de modificar las leyes, para hacer efectiva la condena que la justicia pudiera ordenar. Nunca imaginé toparme con aquellos de quien sé muy bien sus nombres, y tomar individualmente la decisión de cobrarme con sus vidas mi dolor, o la ausencia de mi mamá. Jamás soñé con esa oportunidad, nunca.
Hoy existe una causa abierta que investiga la desaparición y asesinato de 98 personas, entre las que está mi mamá. Hoy existe un grupo de familiares y seres queridos de esos compañeros que se organizan para acercar pruebas, prestar testimonios ante la justicia, recuperar datos, pero sobre todo se juntan para abrazarse, contenerse y por qué no, recordar con alegría a los suyos.
Ante tanto oportunismo mediático y violencia verbal e intencional para generar más violencia y que todos nos convirtamos en portadores de crueldad, yo les cuento mi historia, que no es más que la de una hija que recuerda a su madre, que pide a la justicia y que enseña a sus hijas sobre el amor, la convivencia entre iguales y la lucha por una patria de hombres y mujeres nuev@s.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *