Ezequiel Rojas: El gobierno de Alberto necesita crear el Consejo Pos Cuarentena para evitar la Crisis Económica y Social.

Ezequiel Beto Rojas considera que el gobierno de Alberto Fernández, necesita crear urgente el Consejo Pos Cuarentena como lo hizo Juan Domingo Perón en 1944 con el Consejo Nacional de Pos Guerra que evitó una crisis económica y social. Es una excelente iniciativa que no se le ocurrió a ningún periodista especializado en economía, ni tampoco a los economistas que recorren los medios con las manos vacías.

Juan Domingo Perón, tuvo la iniciativa de crear el Consejo Nacional de PosGuerra en 1944.

Salta- Argentina (Por Ezequiel Beto Rojas (1).- En el año 1944, Juan Domingo Perón creo el Consejo Nacional de Posguerra del que participaron distintos estamentos de la sociedad. Si bien Argentina fue neutral en ese lapso de guerra, las consecuencias impactaron en nuestro país generando una crisis socio económica en la que ningún país se vio exento de las secuelas de la Segunda Guerra Mundial donde fallecieron 60 millones de personas. Durante esas difíciles circunstancias, Perón propuso el Decreto N°23.847 del 25 de agosto de 1944 bajo el Consejo Nacional de Posguerra como órgano de política económica, social e industrial sin precedentes. Al comienzo de esta pandemia mundial provocada por el brote del virus COVID19, una nueva crisis envuelve a todos los países del mundo y los coloca en un estado de debilidad sistémica. El presidente de la Nación, Alberto Fernández y algunos gobernadores se animaron al comienzo de este brote a sostener un aislamiento total del pueblo argumentando que enfrentamos “una guerra contra un enemigo invisible” (no tan invisible si analizamos las causas y consecuencias de esta tercera guerra mundial a cuotas que vivimos, donde todo el aparato bélico, digital, tecnológico y bacteriológico está en manos de países en disputa como EEUU y China). La situación actual de nuestro país comienza a mostrar las debilidades económicas y sociales combinadas por las preexistentes y las presentes, que nos interpela y nos convoca a tener que pensar en perspectiva al deterioro que va a generarse al terminar esta cuarentena. ¿Y ahora qué? Si tomamos este hecho sistémico como una guerra entonces será momento de pensar en un Consejo Nacional Pos Cuarentena.

Es indudable que las consecuencias económicas serán terribles. Ya se calcula que en Argentina la pobreza va aumentar, el desempleo va in crescendo, la marginalidad y la vulnerabilidad social es el resultado infalible a todos esos males y las consecuencias podrían ser peores que el coronavirus mismo, donde la exposición a cada una de esas fragilidades traería pestes relacionadas al dengue, a la tuberculosis, al sarampión. Es decir, Argentina necesita ya repensar una estrategia para el día después. Así como Perón, es necesario pensar un Consejo Nacional Pos Cuarentena y esto indudablemente se debe crear movilizando a todos los factores dispuestos a aportar en la creación de puestos de trabajo.

Irreversiblemente Argentina tiene una ventaja comparativa con el resto del mundo y es su capacidad en territorio y producción de alimentos. Existe una omisión constante en la mayoría de las propuestas hasta aquí planteadas que buscan superar problemas de desocupación, desigualdad social, pobreza, hambre y marginación, y es la contribución que puede realizar el Sector Agropecuario, de forma directa e indirectamente en la creación de puestos de trabajo, así como la democratización de la economía como condición necesaria para la transformación productiva con efectiva justicia social. Esa superación a dicha omisión puede estar planteada de forma simbólica bajo un programa denominado “La marcha al campo”.

Un programa integral que resulte ser un instrumento de alta significación en la superación de la pobreza estructural. Si somos capaces de plantearnos una propuesta de pos cuarentena no podemos dejar de obviar transformaciones y cambios en el uso y disponibilidad de la tierra, en tanto: superficies ociosas, con aptitud para uso agrícola; obra para riego insuficientemente aprovechadas; tierras fiscales susceptibles de ser regadas; tierras fiscales con bosques nativos, cuyo manejo posibilite el máximo aprovechamiento de su oferta integral (bienes y servicios), entre otros.

Por supuesto también lo que se plantea como una transferencia de una porción de población urbana al medio rural que disminuiría la cantidad y calidad de efectos e impactos negativos generados por el modelo socio económico que involucre a una población actualmente inserta como productores agropecuarios y población rural hoy desocupada y radicada en el medio urbano o en pueblos rurales; aquella con experiencia previa en la producción agropecuaria, como titulares de la tenencia de unidades de producción pequeñas, que tuvieron que vender por no encontrar fórmula para que fueran viables económicamente; asi como también aquellos que recibieron capacitación informal, pero integral (es decir, en los aspectos productivos y de integración social); o como mano de obra especializada expulsada del sector por la introducción de nuevas tecnologías.

En fin, un programa que podría ser considerado como un avance para una transformación en paz, superando el riesgo de catástrofe creciente de la sociedad. Un nuevo Consejo Posguerra/ Pos Cuarentena que nos permita evitar la crisis y transformar nuestro país.

(1) Ezequiel Beto Rojas, estudiante de Sociología, UBA, radicado en Salta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *