Paraná- Entre Ríos-Argentina.- La licenciada Claudia Estela Vallori, ex presidente del Consejo de Educación de la Provincia de Entre Ríos, en el período 2013-2015, se incorpora como columnista de LaColumnaNOA. A continuación, reproducimos el primer texto enviado: ¿Qué Educación Queremos?:

“En el Encuentro Abierto de Educación del Frente de Todos que tuvo lugar este pasado sábado 13 de julio en la Universidad Nacional de General Sarmiento del Gran Buenos Aires con el “convencimiento de que la educación no es un asunto técnico, sino uno de los principales asuntos de debate político que debe poner a dialogar el conocimiento académico, el conocimiento producido en las escuelas y acumulado en el colectivo docente y el conocimiento que tiene la ciudadanía, construido a lo largo de su propia experiencia en el sistema educativo” [1]prestigiosos panelistas, equipos técnicos y un grupo de más de dos mil referentes del país de los distintos estamentos e integrantes de las comunidades educativas trabajaron en comisiones sobre la educación que queremos para la gestión nacional 2019-2023. Desde esta convocatoria y desde lo debatido en la misma expreso como  síntesis y reflexión: que la educación argentina para los próximos años  ha de ser pensada, imaginada, planificada y proyectada desde la encrucijada histórica, desde las condiciones que la han determinado, condicionado y resistido; y desde allí su enorme responsabilidad para discutirla, fundamentalmente desde donde estamos posicionados hoy,  atravesados por el crecimiento de las desigualdades, necesitamos más que nunca y entre todos reconstruir la educación pública.

Proyecto Educativo Abierto-Democrático

Las políticas educativas de los próximos años no pueden ser indiferentes a la situación actual de injusticia que compromete el futuro de generaciones enteras en un país crecientemente fragmentado. Para revertirlo, será necesario un proyecto educativo abierto, democrático, sostenible y afianzable en el tiempo, dejando atrás la nostalgia. Construido  desde los pilares normativos,  a partir la antinomias de los consensos, disensos para llegar a los   acuerdos  y en estrecha relación con  las políticas nacionales y provinciales  que se implementen. Que priorice y ponga el acento en cuatro grandes pilares: la inclusión, la igualdad, la calidad y la innovación para el desarrollo, implícitos  en cada uno de las líneas de acción y proyectos porque se entiende que  “no hay desarrollo sin igualdad y no hay igualdad sin la mejor educación para todxs”[2].

Educación Para Vivir en una Sociedad Más Justa

En ese sentido, en el campo educativo, en tiempos  de tránsito  de la segunda década del Siglo XXI,  la educación debe ser  una de las primordiales políticas públicas implementadas por el Estado que tenga como su principal objetivo la  formación de un sujeto preparado para vivir en una  sociedad con mejor distribución del ingreso, mayores oportunidades, es decir, una sociedad más justa  que promueva una inserción más protagónica. Al ser parte de las principales responsabilidades del estado, la educación como  derecho social demanda la asignación de recursos económicos en función de las necesidades, de las metas, de los planes y los programas. Por ello que ante el impacto de las políticas neoliberales debemos revertir el deterioro presupuestario, por lo que consideramos que para garantizar las políticas debemos pensar en su financiamiento. En ese sentido pensamos que se debe avanzar progresivamente por  superar  el 6 % PBI que exige la ley y avanzar en el aumento de la asignación de recursos.

Derecho a la Educación es una Prioridad

El derecho a la educación debe ser considerado como una prioridad y un desafío, para que todos los niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos accedan a la escuela y a un conocimiento definido socialmente como relevante, para asegurar la igualdad y el fuerte reconocimiento de la diversidad de identidades presentes en las sociedades. Estos principios deben derivar en políticas educativas y traducirse en acciones. Para ello, es necesario desarrollar estrategias con un concepto amplio de igualdad, que incluya tanto la igualdad de oportunidades, las necesidades sociales y de los estudiantes, la integración efectiva y los resultados escolares, en el marco de la diversidad. Así, el principal reto para la inclusión educativa será garantizar el acceso a los conocimientos y habilidades necesarios para entender y participar activamente en la sociedad actual y promover su transformación, para lo que será necesario construir herramientas de pensamiento crítico  que permita convivir en culturas plurales.

El Estado debe Garantizar Sistema Educativo Inclusivo

El  estado como responsable de la política educativa  debe garantizar  un sistema educativo inclusivo, integrador y de calidad. En ese sentido, deberá tomar  decisiones basadas en un conocimiento científico de su campo, que se sostiene desde una concepción antropológica determinada, así como también en las particularidades de la  sociedad y  su cultura, como del modelo de país. Sus decisiones abarcarán no sólo posicionamientos teóricos y planificaciones, sino que un claro posicionamiento político que se revele en la escuela  a través de  la concreción de las  prácticas de los docentes (para que se termine con el mito de que la educación “no es política”, aunque de manera manifiesta u oculta cada profesor adopta  -en el aula- un posicionamiento ideológico de cómo entiende qué se debe transformar la sociedad, y se acerca a uno u otro modelo), así  como también,  promover la formación ciudadana  plena y que los alumnos participen  a través de los centros de estudiantes, que las familias ocupen un lugar en  las  decisiones en términos de políticas educativas, todo esto tomado de la mano y en un marco de consenso con los posicionamientos de los sindicatos y la orientación de los pedagogos, profesionales e investigadores del campo educativo que adhieran al Modelo. Las Leyes de Educación Nacional y, las Leyes de Educación Provinciales, los Acuerdos Federales (revisando aquellos que ponen en peligro la educación pública) serán los marcos normativos para orientar los  acuerdos de la política educativa. El Plan Nacional (y los planes provinciales)  se convertirán en  el instrumento con capacidad de contener y encauzar la política educativa en torno a propósitos federales y metas comunes, permitirá enfrentar los desafíos de la educación obligatoria, en sus diferentes ámbitos, niveles y modalidades.

Ejes para la Reconstrucción Educación Nacional

Algunas líneas o ejes  que dan sentidos para la reconstrucción y el fortalecimiento de una educación nacional y provincial: a) Educación y debate: los procesos de construcción nacional y federal de las políticas educativas llevados a cabo durante más de una década, y los actuales, a partir del 10 de diciembre de 2015 de desmantelamiento de las concreciones de la educación como bien y derecho social requieren de un debate social amplio con todos los sectores de la sociedad argentina, será necesario una convocatoria  a TODOS para reparar, restituir ámbitos democráticos y plurales de construcción de políticas educativas. b) Educación y radicalización de la democracia c) Educación inclusiva d) Nuevas institucionalidades escolares d) Educación y  procesos educativos mediados por Tecnologías de la Información y la Comunicación f) Educación  y trabajo: desarrollo nacional, regional y local g) Temáticas del mundo contemporáneo h) Educación para todos i) Formación de los docentes  y Mejora en el Salario j) Desarrollo Profesional de los Docentes k) Innovación  e investigación de la Gestión Educativa l) Infraestructura y equipamiento adecuado: escuelas y  partidas presupuestarias suficientes acompañadas con técnicos especializados para mantenimiento edilicio; todo esto  en articulación con las intervenciones intersectoriales de otros ministerios. Por último, ante el retroceso inaceptable de la educación superior como un derecho individual y colectivo, un bien social y una responsabilidad del estado: la defensa de la Universidad Pública y su gratuidad, de la Educación Superior para TODOS…  es nuestra Bandera.

Educación que Emancipe y Justo para Todos

Parafraseando a Paulo  Freire  la educación es liberadora. Necesitamos una educación que emancipe, más allá de la autonomía y la igualdad, a fin de concebir un mundo más abierto y justo para todos. La situación nos demanda/nos impone la necesidad de formar personas que no sólo adquieran conocimientos, sino que además sean ciudadanos conscientes dispuestos a participar y actuar para transformar este mundo y la realidad. “Al igual que el viejo maestro alfarero evocado por Eduardo Galeano (1993) que en el momento de la despedida le ofrece al discípulo como legado su mejor vasija y en lugar de preocuparse por cuidar su conservación intacta la estrella contra el piso para que con sus restos el joven pueda construir con él mismo otras piezas” (Celman y otros: 2015). Este texto nace como una invitación para que otros se animen a salir a la búsqueda de nuevas preguntas, respuestas, propuestas. Por la grandeza de la educación argentina tenemos una enorme responsabilidad: participar, planificar y llevar a cabo una Educación que permita  soñar con una patria mejor!!!

 (1)  Lic. Claudia Estela Vallori, ex presidente del Consejo Gral. de Educación Entre Ríos- 2013-2015.  

                                                     

                                                                        

[1] Documento de Presentación TODOS. Encuentro Abierto Educación. UNGS, BS.AS. 2019.p 1

[2] Ibidem. p.1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *