El paro dispuesto por la CGT- todavía se discute si es el 5 o 6to contra el modelo neoliberal del gobierno de Maurcio Macri marca el humor del pueblo argentino que sube la temperatura todos los días. En los primeros meses, se escuchaba la voz del votante de Macri que pedía paciencia y que había que darle tiempo para que veamos las medidas que iba a tomar este gobierno. Los medios hegemónicos utilizaban como pretexto en la aplicación de medidas la “pesada herencia”. Al término de 3 años y medio, llegamos a la conclusión que este modelo económico que aplica este régimen es la receta del Fondo Monetario Internacional -FMI- que exige como condición sine qua non para otorgar el préstamo el ajuste de salarios, jubilaciones y achicamiento del Estado y la privatización de las empresas que son rentables para el Estado. Estas medidas han  fracasado en gobiernos anteriores, por ejemplo,  el radical Fernando de la Rúa y el peronista Eduardo Duhalde y también en países como Grecia y Portugal acentuarán el ajuste económico de la clase trabajadora que ya no da mas. Según el Indec el trabajador necesita un salario mínimo de $ 30.000 para cubrir la canasta básica familiar. El trabajador o el jubilado que no llega a ese monto, pasa a la categoría de indigente. Es alarmante la cifra de pobres que aumentó en los últimos meses. Mientras este gobierno mira para otro lado y hace buena letra para las grandes corporaciones económicas y financieras que sostienen y alientan este modelo de pobreza, desocupación y hambre, los jóvenes profesionales que egresan de las universidades públicas y privadas sueñan en emigrar al exterior, porque ven que en Argentina no tienen futuro. Las personas que ya pasamos estos tiempos de amargura (dictaduras sangrientas y neoliberalismos salvajes), tenemos la esperanza que un nuevo gobierno peronista que gane las próximas elecciones será la salvación para el pueblo argentino. No hay duda que los gobiernos peronistas con algunas imperfecciones, han sido los únicos que han garantizado la soberanía nacional, la justicia social y la independencia económica. Al final quiero rendir un justo homenaje a los dirigentes sindicales como Agustín “El Gringo” Tosco (Luz y Fuerrza) , Atilio López (UTA)  y René Salamanca (SMATA) que lideraron en Córdoba ese movimiento obrero estudiantil que estalló el 29 de mayo de 1969 y que luego se denominó El Cordobazo que significó el quiebre  y la caída del gobierno de facto de Juan Carlos Onganía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Editorial- 18-09-2019: Hasta la Iglesia Católica rechaza al presidente Macri

El arzobispo de Salta, Mario Cargnello, le enrostró en la cara del presidente Mauricio Mac…