No hace falta ser economista, ni abogado para darse cuenta y ver en el rostro del pueblo trabajador que se encuentra de mal humor, porque no le alcanza el sueldo para llegar a fin de mes con este gobierno de derecha de Mauricio Macri.

Vaya donde vaya, escucho el mismo lamento: “No me alcanza para la leche, el pan y la carne”. En los hogares de clase media, el asado que solía ser el clásico del domingo, hoy paso a ser un artículo de lujo. Las tarifas se han dolarizado para que sea un negocio redondo para las empresas de los amigos del presidente. En Buenos Aires, con el aumento de los peajes el vehículo particular quedó el casa y ese trabajador que lo utilizaba optó por el bus o el tren, porque no le alcanza para la nafta que sube todos los días. Los precios suben todos los días, y el único precio que no sube son los salarios.

Clase Trabajadora

Este gobierno liberal – la mayoría de los economistas de universidades sostienen que es una copia mejorada del modelo político económico que aplicó el gobierno militar y la década menemista- siguió la receta del ajuste del Fondo Monetario Internacional-FMI- liberación del dólar, ajuste del gasto público ( educación, salud, vivienda), eliminación de retenciones a los productores agropecuarios y las explotaciones mineras. Un paquete económico diseñado a medida de las empresas trasnacionales con subsidiarias en Argentina, eliminación de la emisión monetaria y el reemplazo de la emisión con los préstamos extranjeros al FMI que el gobierno de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner habían cancelado y desendeudado a la Argentina. Acá, se produce lo que se denomina bicicleta financiera. Los grandes bancos y financieras presionan para que el dólar suba con los volúmenes de compras y con la fuga de estos mismos capitales a los paraísos fiscales. Con esta bicicleta, los inversionistas golondrinas, sacan pesos de depósitos para convertirlos en dólares. Esta operación de los grandes grupos provoca que el dólar eleve su cotización y en consecuencia la actualización de los servicios públicos y la suba automática de los productos de la canasta familiar. Mientras tanto, los salarios han perdido poder adquisitivo ante el avance de la inflación. El gobierno no dictó ninguna medida a favor de la clase trabajadora. Había asegurado en la campaña electoral de 2015, que iba a eliminar el impuesto a las ganancias y que iba a mejorar el salario de los trabajadores. No ha cumplido con ninguna de sus promesas. Es decir, Mauricio Macri estafó al electorado con estas mentiras. ¿Quienes aprueban la gestión de Cambiemos? Los empresarios, los banqueros, los exportadores, los capitales golondrinas que apuestan a la suba del dólar para hacer pingües negocios y aquella dirigencia que traicionó el mandato del pueblo y votó el paquete de leyes de ajuste de este gobierno del hambre y la desocupación. No les interesa la producción nacional, ni la defensa de las pymes que ocupa de mano de obra de cada lugar e invierte en el país. Son capitales desesperados por la ganancia en la timba financiera. Estos mismos capitales, le financiarán la actual campaña a este gobierno que según los entendidos, tiene los días contados, porque el pueblo que sufre de hambre, no encuentra una solución inmediata a sus necesidades básicas.  Este es el momento, de los candidatos oportunistas y paracaidistas. Esos que utilizan el lenguaje de la misma población para ganarse su confianza. Prometen darle una chapa, un colchón, un vaucher que no es otra cosa que pan para hoy y hambre para mañana. En vez de prometer estas migajas o limosnas, deberían crear puestos de trabajo genuinos para incluir a esta población que cada día crece, porque todos los días, se cierran fábricas y negocios y miles de trabajadores quedan en la calle. Por supuesto, que estos nuevos excluidos y aquellos que votaron a Cambiemos, le darán la espalda a este gobierno de ricos que ha gobernado, sin duda alguna, para los ricos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Editorial- 18-09-2019: Hasta la Iglesia Católica rechaza al presidente Macri

El arzobispo de Salta, Mario Cargnello, le enrostró en la cara del presidente Mauricio Mac…