Cuando el Ejército Rebelde entró en La Habana y puso en marcha la Revolución Cubana

Fidel Castro, jefe y líder de la Revolución Cubana.

Buenos Aires- Argentina (Por Fernando Del Corro (1).– El 8 de enero de 1959, 61 años atrás, el Ejército Rebelde liderado por Fidel Alejandro Castro entró en La Habana, asumió el gobierno el país y puso en marcha la Revolución Cubana. El único proceso revolucionario en América Latina triunfante que cambió la estructura socio-económica poniendo fin al sistema capitalista para establecer un régimen socialista que se mantiene vigente a tres décadas del derrumbe del bloque de estados comunistas hasta entonces existente en Europa Oriental liderado por la ex Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas. Unos días antes, el primero de enero, las tropas del Ejército Rebelde habían ingresado triunfantes en Santiago de Cuba. Un verdadero festejo de Año Nuevo para una población sometida al régimen dictatorial de Fulgencio Batista, nacido como Rubén Zaldívar, que había condenado a la extrema pobreza a la mayor parte de los habitantes.

Fernando del Corro, columnista.

Che Guevara
En esas circunstancias Batista huyó hacia la República Dominicana mientras sus allegados trataban de conformar una junta militar que lo reemplazase. Ese intento fracasó cuando el 8 de enero una huelga general sacó a las calles una multitud que recibió con algarabía a las fuerzas de la guerrilla lideradas por el Movimiento 26 de Julio, el M26, creado en 1953 por el propio Fidel Castro. De ahí en más se conformó un gobierno revolucionario del que fue parte esencial el médico argentino Ernesto “Che” Guevara, luego conocido como “el guerrillero heroico”, quién, entre otras cosas, fuese el gran impulsor de los notables alcances logrados por ese país en las ciencias relacionadas con la salud humana.
El fin del régimen de Batista también fue producto de la acción de diversos sectores, incluyendo algunos militares, aunque lo esencial fue el M26 comandado por Fidel Castro quién era secundado por su hermano Raúl Modesto Castro. El triunfo de la revolución dio lugar a la conformación de un gobierno de transición encabezado por Manuel Urrutia Lleó como presidente y por José Miró Cardona como primer ministro. Integraron ese primer gabinete como ministros Regino Boti en Economía, Rufo López Fresquet en Hacienda, Roberto Agramonte en Relaciones Exteriores, Armando Hart en Educación, Enrique Oltuski en Comunicaciones, Luis Orlando Rodríguez en Interior, Osvaldo Dorticós Torrado en Leyes Revolucionarias; y Fausto Pérez en Recuperación de Propiedad Adquirida Ilegalmente. Fidel Castro era el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas como parte de un gobierno en el que coexistían diversas tendencias políticas.

El “Che” integró el Gabinete Provisorio de la Revolución.

Un cambio decisivo se produjo en abril de 1961 cuando las fuerzas revolucionarias derrotaron en la Bahía de los Cochinos, o Plaza Girón, un intento de invasión organizado por exiliados cubanos respaldados por el gobierno de los Estados Unidos de América y con el visto bueno de la Organización de los Estados Americanos. La batalla, que se prolongó durante 65 horas terminó con más de un centenar de invasores muertos y 1200 capturados amén de la apropiación de mucho material bélico.
Fidel Castro
A partir de ese momento se produjo una total consolidación del poder de Fidel Castro y su visión de construcción de un país comunista en tanto desde la ex Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas, por entonces gobernada por Nikita Serguéyevich Jhruschov, se hizo saber a su par estadounidense que esa gran potencia euroasiática no iba a permitir una invasión a Cuba, sumada al campo socialista.
Hasta el derrocamiento de Batista era conocida Cuba como el “gran burdel” al que concurrían muchos estadounidenses para hacer libremente de las suyas. De hecho Cuba era una suerte de colonia de los EUA desde que lograra su independencia de España en 1898 tras la derrota de los entonces colonialistas a manos de la gran potencia norteamericana, ya por entonces la más poderosa a nivel planetario. El 26 de julio de 1953, y de ahí el nombre del movimiento revolucionario, se había iniciado el proceso de cambio cuando 125 hombres intentaron tomar el cuartel de Moncada en Santiago de Cuba. Entre los apresados estuvo Fidel Castro, liberado en 1955. Se radicó en México donde conoció al Che. El 25 de noviembre de ese año 82 rebeldes partieron desde el puerto de Tuxpan en el yate Granma y tras una semana de navegación llegaron a la costa oriental de la isla. La mayor parte de los revolucionarios murió como resultado de una emboscada del ejército de Batista. El resto logró huir y abroquelarse en la Sierra Maestra y con el tiempo fueron sumando a sus filas campesinos de la zona y a víctimas de la pobreza imperante en el país con quienes, un par de años después, se obtuviera una victoria decisiva en San Clara, preludio del éxito final.

(1) Periodista de la Agencia Télam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *