Salta- Argentina.- El secretario general de la Agremiación de Empleados Municipales de Salta -ADEMUS- César Molina,  anunció que sus afiliados adhieren al paro decretado por la CGT para este martes 25-09 y a la vez denunció al gobierno municipal  de Salta por su complicidad con el doble descuento por afiliado para la UTM y que el aumento otorgado de $ 250 por trabajador va directo a las arcas del gremio de Pedro Serrudo. Por su parte, Esteban Cabrini, abogado laboralista y apoderado del gremio, impugnó el Convenio Colectivo de Trabajo de la UTM y pidió en su reemplazo la firma de “uno nuevo que establezca no sólo estos mecanismos para que estemos tranquilos todos los años y que no haya conflictividad social, ni paros, ni cortes de calle”. En el primer bloque de LaColumnaNOA-Tv-Canal 2, del miércoles 19-09-18, se desarrolló el siguiente diálogo con Edgar Castillo y Natalia Otero: 

-¿Van a adherir al paro de CTA y CGT de la semana próxima?

César Molina: Nosotros tuvimos el martes una reunión con el compañero Jorge Guaymás, titular de la CGT en Salta y participaron compañeros sindicales y militantes sociales. El reclamo del 25 de septiembre son: paritarias, reivindicaciones municipales, salud y educación. También se resolvió dar apoyo a los compañeros de los movimientos sociales, porque no se puede con esta situación, los planes no alcanzan y vemos que muchos compañeros del interior trabajan en negro. La situación está muy delicada. Creo que tanto el gobierno nacional como el provincial y municipal deben reaccionar a esta situación, porque todos sabemos que Fondo Monetario Internacional -FMI- nos lleva a que cada vez estemos mucho peor, y la intranquilidad en los trabajadores y los movimientos sociales es creciente.

-¿El sueldo de los municipales es el tema que más preocupa al gremio de ADEMUS?

César Molina Siempre digo que fuimos atrapados en 2003 con el famoso (Decreto)05 de Alejandro San Millán. Hicimos dos meses de huelga y nos entregaron a la provincia, porque teníamos paritarias autónomas de la provincia. Decían que ganábamos más que los empleados provinciales, pero ahora es al revés, porque los estatales tienen mejor sueldo y mejor básico y tenemos que pelear un 5%, que no lo firmé yo. Sólo firmó la Unión de Trabajadores Municipales de Salta (UTM) y después hay que andar buscando los adicionales por abajo y el presentismo. Esa es la realidad. Hay que andar raspando la olla cuando podríamos tener un buen sueldo, porque somos autónomos.

¿Qué pasó con la reunión de la mesa municipal y el jefe de gabinete, Luis María García Salado?

César Molina Hicimos la presentación y hablé con García Salado y me prometió que el próximo viernes 21-09 nos reuníamos. Vamos a darle una semana, porque el intendente viajó a Buenos Aires, porque queremos sentarnos en la mesa y hablar, porque sabemos que no nos darán un aumento salarial, pero queremos que blanqueen a 14 compañeros que están en negro y que reacomoden el salario básico, para que el día de mañana suba el sueldo, porque el 5% que nos dieron es $250, es una vergüenza; y después $500 para septiembre, octubre, noviembre y diciembre. El año pasado hicimos un arreglo que más o menos servía de algo. Pero creo que es mejor cuando nos sentamos todos y arreglamos un aumento superior. Por esa razón, cuatro gremios presentamos una nota al intendente para que con García Salado se sienten a la mesa.  La semana que viene comenzamos con asambleas, adherimos al paro del martes, porque la gente está muy molesta ya que no hay diálogo. Sólo arreglan con un gremio y después nos llaman para firmar un acta acuerdo que nosotros no discutimos.

¿Por qué el intendente se sienta a negociar con Pedro Serrudo (secretario general de UTM)? Recordemos que la UTM es el único gremio con personería gremial y Convenio Colectivo de Trabajo. Hay fallos que reconocen a las organizaciones sindicales aunque no tengan personería gremial.

Esteban Cabrini: Hay dos respuestas, por un lado, está el tema político por qué se sientan con uno solo. Habrá afinidad o no sé. No creo que sean del mismo partido, porque un sindicato no puede ser partidario, más allá de las 62 Organizaciones Peronistas. Un sindicato tiene que ser autónomo por definición, porque justamente representa los intereses de todos los trabajadores y cada trabajador tiene derecho a tener la afiliación política que quiera, es decir que no puede ir de la mano con el signo político de la patronal. Ahora bien, por qué reciben a uno y no a otro es lo que nosotros venimos peleando desde siempre para que nos reciban con igualdad y en proporción a la cantidad de afiliados que tiene el sindicato. Nosotros no tenemos la pretensión de representar a todos los trabajadores municipales. Si queremos representar a los trabajadores afiliados a ADEMUS y a quienes nos dieron la confianza. Por ello, reclamamos el derecho de representarlos. Como dijeron, tenemos pendiente en la Corte Suprema el caso del 2015 la Justicia Federal nos dio la razón porque se firmó un Convenio Colectivo de Trabajo solo con un sindicato (UTM) que se definieron las pautas laborales para el futuro y que tiene que ver con el momento que estamos viviendo actualmente, porque precisamente un Convenio Colectivo deben fijarse las reglas del juego, cómo proceder ante el caso que haya una inflación galopante como ahora que ha consumido prácticamente más de la mitad del poder adquisitivo del salario real y esas cuestiones deberían estar definidas en ese Convenio y cómo hacer, es decir con cláusula gatillo o anclar el sueldo a determinado índice. En eso, uno escucha multiplicidad de economistas en la tele y no entiende nada, pero cuando uno va al supermercado o tiene que pagar las boletas, ahí viene el problema. Entonces unos hablan de una inflación anual del 40% y mensual del 6%, y la realidad es que cuando uno va al almacén, no sólo no alcanza, sino que hay precios dispares. En esta vorágine, esta anarquía de precios, por ejemplo en un kiosco el bidón de agua sale $70 y a tres cuadras cuesta $50, entonces uno no sabe qué pasa. Esa es la realidad que estamos viviendo. Eso debería estar contemplado en el Convenio Colectivo de Trabajo. Nosotros impugnamos ese Convenio para firmar uno nuevo que establezca no sólo estos mecanismos para que estemos tranquilos todos los años y que no haya conflictividad social, ni paros, ni cortes de calle. Es decir, encauzar el diálogo con la patronal, que nosotros pregonamos desde el sindicato. Eso lo tuvimos que llevar a la justicia, porque lamentablemente en la negociación con el gobierno de turno no nos hicieron lugar, entonces hoy está en la corte y no sabemos qué va a suceder y salió un dictamen de la Procuración General de la Nación hace dos meses en contra de nuestro reclamo debido a un tecnicismo estúpido si tenemos en cuenta el planteo de fondo. Es sospechoso, porque sale en un momento mundial muy particular, ya que había salido dos semanas antes un fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos que declara inconstitucional la Cláusula Solidaria. A la semana siguiente sale un fallo de la Corte Suprema de Brasil en el mismo sentido y casualmente en Argentina se empezó a mover este fallo en el mismo sentido. Yo no sé si tiene que ver o no, pero es muy sospechoso que en el transcurso de tres semanas, la Corte se active, porque el caso estaba dormido en la Procuración General de la Nación, porque el dictamen no es vinculante para la Corte. La verdad es que no se hacen cargo del tema, simplemente remiten a un tecnicismo y se lo sacaron de encima el caso. Eso es lo que nosotros vemos. De todas formas va a ser muy importante, porque si ese fallo de la Corte sale en un sentido u otro, las consecuencias laborales serán muy dispares y distintas, ya que la Corte tiene en sus manos la posibilidad de poner en juego al diálogo social,porque nosotros planteamos que en esa mesa de diálogo  deben estar representados todos: las mayorías y las minorías con su debida proporción, es decir que si un gremio tiene mil afiliados, tendrá su delegado por mil afiliados, y si tengo dos afiliados, tendré mi medio delegado, pero mi voz se va a escuchar. Eso es lo que buscamos: participación y libertad sindical que legitima cualquier Convenio Colectivo, porque uno, el día de oy mañana, va a poder decir que fue parte de la mesa. Hoy por hoy tengo que decir que no estuve en la mesa, siendo que tenemos el problema que tenemos actualmente y dependemos de la voluntad del gobierno para recibirnos cuando quiera, siendo que en realidad estamos viendo que no nos preguntan si queremos que suban las tarifas o los precios de los alimentos. Suben todos los días y no nos preguntan. A nosotros nos van bicicleteando, nos patean de una semana a otra y la verdad que uno está al medio, porque como sindicalista tiene que dar la cara no sólo frente a la patronal, sino también ante el afiliado, porque ellos pagan por su afiliación y tienen derecho a obtener resultados. Entonces es muy complicado y complejo y estamos trabajando con los recursos y la fuerza que tenemos. Yo quisiera hacer una marcha de veinte cuadras y también está la voluntad del trabajador que decide salir o no, porque sabemos que no es fácil parar. Es un momento complicado que estamos viviendo.

¿Cómo se halla anímicamente el trabajador municipal?

César Molina: Los compañeros que andan en la calle son los más golpeados. Hay fuerza en distintas áreas. Si uno va al Centro Cívico Municipal (CCM), hay compañeros que comprenden y otros que no y yo les digo que no se va a salvar nadie si no nos salvamos todos. Retomando el tema de UTM, quiero remarcar qué rara es la vida, porque ellos hacen un Convenio para sacarnos el 1,5%, que firmamos para los compañeros que no son afiliados a la UTM. Como no pudieron sacarnos ese 1,5%, a sus afiliados le  descontaron la doble afiliación. En otras palabras, el artículo 131 decía que a los trabajadores se realiza 1,5% de descuento para la municipalidad (la recaudación asciende a $ 5.000.000) y 1,5% a los no afiliados a la UTM por el Convenio Colectivo de Trabajo. Cuando Esteban Cabrini hizo la presentación, se frenó, porque no nos deben tocar nuestro bolsillo. Ahora la municipalidad descuenta a la UTM por doble afiliación, ya que al no poder sacarnos les descuentan a ellos. Eso no entiendo cómo un gobierno ve que un sindicalista le saca la doble afiliación a los trabajadores. Ese 5% de aumento que nos dieron ($250) se van en la doble afiliación. Entonces, ¿dónde está el aumento salarial? Esas discusiones se dan con los compañeros de distintas áreas y algunos quieren renunciar a la UTM y no aceptan. Esos son los aprietes que hacen. Algunos compañeros afiliados a la UTM tienen responsabilidad, porque siguen en ese gremio.

¿Cómo harán aquellos trabajadores contratados para pasar a planta permanente y en particular aquellos que llevan más de 10 años de antigüedad?

César Molina: Con el Dr. Esteban Cabrini, en la gestión de Miguel Isa, en 2015, tuvimos que cortar Avda. San Martín e ir al Tribunal de Cuentas para manifestarnos, y a los dos meses pasaron a planta a 700 compañeros. Esa fue la última vez que se hizo el pase a planta.

Esteban Cabrini: Ese fue uno de los conflictos más grandes. En ese momento hubo mucho apoyo, marchamos muchas veces y fueron con gran convocatoria. Tanto fue así que el intendente Isa fue al gremio, se comprometió personalmente y cumplió. Esta situación con movilización está bastante complicado por múltiples razones. Hay mucha desilusión y desesperanza.

¿Hay mucha desilusión y desesperanza en los trabajadores y por una razón económica, no quieren sufrir descuentos por los paros?

Esteban Cabrini: Claro, también, porque les descuentan el sueldo. La ley de huelgas de la época de Juan Carlos Romero establece que día no trabajado día no pagado, entonces el compañero también la piensa dos veces antes de hacer un paro. Además los paros no son un día, sino que se extienden por dos o tres días y pierden el presentismo y otros adicionales. Al final uno termina peleando para que no se les descuenten esas cuestiones y terminamos arreglando por chauchas y palitos. Esas son cuestiones que también tenemos que tener presente. Planteamos esto a la justicia y no tuvimos buena acogida, porque sabemos que es un poder del Estado.

¿Cuál es el ánimo para el paro del lunes y martes próximo?

César Molina: Nosotros el martes vamos a hacer paro total. Si el miércoles no tenemos ninguna novedad, comenzaremos con las asambleas. Durante esta gestión, hablé dos veces con el intendente: una vez fue cuando Pedro Serrudo le rompió el gremio y le pegó a los compañeros. Ahí nos llamó a nosotros a la mesa en la intendencia y nos sentó a todos los gremios. Les dijimos que no apoyamos este accionar, porque no podemos ir a pegarle a un compañero. Si uno quiere, puede manifestarse o cerrar las puertas, pero nunca pegarle a un compañero. Parece que la UTM no respeta a nadie, pero aun así siguen respetando a la UTM, les siguen dando los aumentos que ellos quieren, porque Serrudo (su secretario general) directamente firma el acta acuerdo a libro cerrado.  De todo el tiempo que llevo como secretario general de ADEMUS, tengo como 40 actas acuerdo firmadas y resulta que no voy a firmar, porque no voy a aceptar algo que no les conviene a los trabajadores.

¿Cómo se resolvió el conflicto de Tránsito?

César Molina: Eso fue otro tema muy delicado. No me gustó que Juan Carlos Garrido, subdirector de tránsito, haya dicho que todos somos unos mafiosos y corruptos. Eso me pareció de mal gusto. Si hay algún compañero que cometió un error existen instrumentos legales como los sumarios o las denuncias penales y no hay que meter a todos a la misma bolsa. Tres días después Luis María García Salado nos llamó para firmar un acta y se disculpó públicamente y quedó asentado en el acta. Esas cosas, no nos sirven, porque yo sé que hay compañeros que hicieron algunas macanas. No es cuestión de decir cualquier cosa. Ahora Garrido se retira de tránsito y va como representante del municipio a la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT). Nosotros no buscamos que lo saquen. Buscamos defender nuestra posición. Dijo que había una denuncia contra cuatro compañeros complicados. Nosotros fuimos a ver y no había ningún compañero complicado. Yo le pedí los nombres y apellidos y nunca me dijo nada. Entonces creo que ahí se le cayó el telón y ahora se tomaron estas medidas a nivel Ejecutivo.

-Digan sus últimas palabras a modo de cierre

Esteban Cabrini:  Simplemente queda esperar con ansias el fallo de la Corte que si bien es cierto que no nos va a cambiar la vida, porque el modelo sindical lo construyen los trabajadores más allá del modelo que nos quieran imponer. Esperamos esto, porque significaría que contamos con una herramienta para poder tener mayor amplitud y diálogo. Nosotros estamos convencidos que esto se construye con diálogo real y sincero. Si nosotros pudiéramos tener ese diálogo y esa negociación de buena fe, como dice la ley, podríamos ir y aportar nuestras ideas, ya que los iluminados no son los del gobierno. Nosotros también tenemos ideas a partir de los trabajadores, que son los que están en la trinchera de batalla, porque conocen los pormenores. Si yo veo los números que están en rojo, perfecto. Pero como no es esa la situación, podemos acomodar algunas cuestiones, pasar a planta permanente, ganar socialmente, contar con más protección de salud. Es decir que no debemos ver solamente la cuestión económica. Ese es nuestro planteo desde siempre. Esperamos que el gobierno municipal nos abra las puertas con sinceridad para que podamos llevar adelante una convivencia pacífica, porque llegar a la huelga es la última opción que tenemos, porque después de la huelga no hay nada.

Natalia Otero, César Molina, Esteban Cabrini y Edgar Castillo.
César Molina-Esteban Cabrini en LaColumnaNOA-Tv-Canal 2.

Check Also

César Molina(ADEMUS) emplazó al intendente Gustavo Sáenz a regularizar al personal de estructura inferior

Salta- Argentina.- La Agremiación de Empleados Municipales de Salta -ADEMUS- dió el plazo …