Análisis del Discurso de David Choquehuanca: “El bienestar de todos es bienestar de uno mismo”.

Romina Costilla, escritora que vive en Rosario, Santa Fe, analizó el discurso del nuevo vicepresidente de Bolivia, David Choquehuanca y se entusiasma, porque marcó y volvió a remarcar el lineamiento del gobierno de Evo Morales, en la introducción de la cosmogonía e idiosincrasia de los pueblos originarios que conforman a nuestro país hermano dentro de sus políticas de estado. Nuestra columnista invitada también destaca el sentido comunitario de esta frase: “El bienestar de todos es bienestar de uno mismo”. Acá, se entrecruzan, sin duda, los valores de la política y la cultura.

Romina Costilla, escritora y columnista.

Rosario, Santa Fe- Argentina (Por Romina Costilla(1).- Sin dudas, el discurso del recién electo vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, David Choquehuanca, marcó y volvió a remarcar el lineamiento del gobierno de Evo Morales, en cuanto a la introducción de la cosmogonía e idiosincrasia de los pueblos originarios que conforman a nuestro país hermano dentro de sus políticas de estado.

David Choquehuanca, vicepresidente de Bolivia.

Expresó en el inicio del discurso: “Con el permiso de nuestros dioses, de nuestros hermanos mayores y de nuestra Pachamama, de nuestros ancestros, de nuestros achachilas, con el permiso de nuestro Patujú, de nuestro Arcoiris, de nuestra sagrada hoja de coca” ya podemos inferir en sus palabras que la transmisión de la cultura boliviana indígena desde los ancestros hasta las nuevas generaciones, no ha caído en saco roto. La evidencia de esa transmisión y de la revalorización de la cultura indígena ya fue puesta, de manera contundente, en las políticas de Estado, el día 22 de enero de 2009, cuando el Estado Boliviano, con Evo Morales, como presidente, declara el Estado Plurinacional, que es el reconocimiento de la convivencia dentro de un mismo país de diferentes grupos originarios, diferentes naciones dentro de una misma nación, con una amalgama de cosmogonías, pensamientos y lenguas convivientes.

“Es obligación de comunicarnos, obligación de dialogar, es un principio del Vivir Bien”. Se pueden vislumbrar en estas pocas palabras el sentido de lo comunitario, sentido muy arraigado en las poblaciones originarias, además de remarcar el pensamiento y la aspiración del “Vivir Bien” que expresa un pueblo que ha sido, desde más de 500 años, vulnerado, perseguido, masacrado y violentado en nombre de la “Colonización” y con la Biblia en la mano. ”Más no lograron apagarnos, estamos vivos, somos de Tiwanaku, somos fuertes, somos como la piedra, somos cholke, somos sinchi, somos Rumy, somos Jenecherú, fuego que nunca se apaga”, dijo Choquehuanca.

“Y el bienestar de todos es bienestar de uno mismo, que ayudar es motivo de crecer y ser feliz, que renunciar en beneficio del otro nos hace sentir fortalecidos, que unirnos y reconocernos en el todo es el camino del ayer, hoy, mañana y siempre de donde nunca nos hemos alejado”. Esta concepción de apreciación del otro es, sin dudas, revolucionaria en un contexto en el que el individualismo que nos ha fogueado constantemente el capitalismo propone siempre salvarse uno mismo primero. Y esta reflexión es una continuación de la línea de trabajo de Evo Morales durante su gobierno que manifestó en la práctica cómo los valores culturales de un pueblo se pueden convertir en políticas públicas, por ejemplo,  al estimular el trabajo cooperativo, siendo esta dinámica de trabajo la más concentrada durante su gobierno.

 “… nuevo sol y una nueva expresión en el lenguaje de la vida donde la empatía por el otro o el bien colectivo sustituye al individualismo egoísta…”. Sin dudas, estas palabras nos interpelan, ya que provienen de la sabiduría ancestral, y se manifiestan tremendamente apropiadas en este contexto de pandemia global, donde la forma de controlar la Covid-19, por el momento y hasta que aparezca la vacuna, es justamente conciencia del otro. Conciencia de que se requiere distanciamiento social y sobre todo de que el cuidado de nosotros mismos implica también el cuidado del otro.

Aporta Choquehuanca en su discurso: “uno de los cánones inquebrantables de nuestra civilización es la sabiduría en torno a la Pacha, garantizar equilibrios en todo tiempo y espacio es saber administrar todas las energías complementarias, la cósmica que viene del cielo con la tierra que emerge de debajo de la tierra…”. Cuando se escuchan estas palabras, se puede pensar  en la políticas sobre recursos naturales que ha llevado a cabo  el gobierno de Evo, al nacionalizar recursos naturales como el gas, e incorporar valor agregado al litio, uno de los motivos que provocó el golpe de estado el 10 de noviembre de 2019 y terminó el 18 de octubre de 2020.

“Nuestra revolución es la revolución de la ideas, es la revolución de equilibrios, porque estamos convencidos de que para transformar la sociedad, el Gobierno, la burocracia y las leyes y el sistema político debemos cambiar como individuos….Buscamos la paz. No somos de la cultura de la guerra ni de la dominación, nuestra lucha es contra todo tipo de dominación, nuestra lucha es contra todo tipo de sometimiento y contra el pensamiento único colonial, patriarcal, venga de donde venga…”. Apreciar estas palabras es comprender y sorprenderse con los reveses de la Historia. En este discurso, se muestra cómo aquellos que han sido perseguidos, desterrados, “colonizados”, violentados todos sus derechos humanos, manifiestan  y luchan por su deseo de paz y del buen vivir, llegando al poder mediante un sistema democrático y representativo limpio, con un alto porcentaje de votos, para poner manos a la obra en la dura tarea de reencaminar al país luego de la dictadura, y con su mente puesta en coordenadas entre diferentes vectores que se unen: Cosmogonía ancestral y políticas de estado.

(1) Escritora/Vive en Rosario, Santa Fe-Contacto: +549341-378-0614.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *