Alcides Balbuena: “Defender a este gobierno es defender al pueblo”.

Alcides Balbuena, columnista, analiza el comportamiento de la derecha que opera con mentiras para debilitar al gobierno de Alberto Fernández con el pretexto de la parálisis de la economía y la liberación de los presos.

Buenos Aires- Argentina (Por Alcides Balbuena (1).- Una de las novelas que más me atrajo fue sin duda “La dama de las camelias”, escrito hace dos siglos por Alexandre Dumas ( h) o más conocido como Alejandro para diferenciar las obras de su padre con las suyas.
Alcides Balbuena, columnista.
El argumento de la novela expresa de un hombre que se enamora de una cortesana muy conocida en el ámbito parisino. No le importó jamás su posición o condición social que dirigieron los avatares de la vida. Esta mujer estuvo sumida en una infancia pobre y supo abrirse camino en la alta sociedad francesa utilizando los medios necesarios para sostenerse económicamente. Es así que este hombre llegó a convivir con la pesadumbre que arrastraba la bella dama desde su más tierna infancia. Sostenía en su más profundo ser la necesidad de entender primero, que viniera de donde viniera ella podía ser amada como las otras. Que la marginalidad no era un muro para los sentimientos de clases (favorables o no) y que tarde o temprano ella cedería ante este brote del razonamiento humano de su amante. Este hombre tuvo cambios importantes en su vida al entender que no hay vuelta atrás cuando se comprende el porque de las cosas. Al incluir en su sapiencia que la clase social no es un escalón, sino un impedimento para lograr obtener lo que cada uno puede y debe llegar a tener en la vida.
La denominada elitista u oligárquica nos ve de esa manera. Para ellos somos prostitutas (sin ánimo de ofender) que pretende escalar dentro del espacio de una sociedad, tratando de ocupar espacios que solo son permitidos para aquellos con poder económico.
Durante el período que vivimos en la Argentina 1955-2003 observamos como las huestes del militarismo (hasta el 83) actuaron bajo las órdenes de los EEUU y al servicio de la oligarquía. La premisa era impedir que el pueblo tuviera voz. Aunque ya tarde pretendían seguir con los modelos de dominio que habían ocupado gran parte del espacio temporal de nuestro país y gran parte del mundo.
El ingreso a las universidades era para una elite. Quedaba atrás el manifiesto Liminar de principios del siglo pasado y de alguna manera u otra seguían irrumpiendo en los estamentos de educación para sostener sus pensamientos que lejos están de la necesidad que emana de las entrañas del pueblo.
Al igual que la educación, se trató por todos los medios de limitar los  derechos de trabajo y salud. Ni hablar de las necesidades básicas como vivienda y alimentación. El paso del kirchnerismo fue de igualdad. No se nota algo más puro en otros gobernantes como el legado de ambos mandatarios que comenzaron su carrera allá por 2003. No fue un modelo simplista o empírico nada más. Perón fue el precursor de una idea que solo se vio plasmada con Néstor y Cristina.
Hoy, tenemos un gobierno enteramente peronista. Alberto Fernández logró una convergencia democrática de todo el arco político del mayor partido de Latinoamérica y de los que se acercan a esa idea. Llega a mucho más gente con su capacidad dialogista, que según muchos, Cristina no tenía, aunque para esto debamos interpretar los tiempos pero sin dudas fue ella la ideóloga de cómo ganar y para qué ganar. No le tiembla el pulso tampoco para hacer al costado a quienes no cumplen con las tareas asignadas.
Ahora bien, somos conscientes de que gobernar bajo presión es muy difícil? La pesada herencia, no solo económica. sino también la difusión de fake news u operaciones mal intencionadas de la derecha dañina pesa y mucho en el gobierno, porque éstos todavía influyen en gran parte de la sociedad.
Existen miles de interrogantes que todavía no tienen respuestas. Nos encontramos ante un hecho histórico que marcará para siempre la supervivencia humana con sus defectos y virtudes.
Surgen debates en la sociedad sobre temas como la liberación de presos a causa de posibles contagios y sin mediar sutilezas las operaciones mediáticas apuntan contra un gobierno que desde el primer momento se desliga de este tema, dejando bien claro que esas decisiones quedan en manos de la Justicia. Muchos no saben de esto y siguen vociferando contra Alberto Fernández sin entender (y gracias a los medios que mienten) que nada de esto partió de su gestión. Al contrario, surgió de los jueces y camaristas impuestos por el anterior gobierno macrista o Vidal. Cabe acotar en este punto que supieron llevar el debate a una acusación sin sentido a quienes nos gobiernan hoy.
Entendamos que todo depende de la justicia para que las condenas o beneficios resultantes de la cuarentena  sean laxos o punitivos para con los presos.
Esta operación fue bien planificada y no la vimos venir. Seguramente habrá otros. Existen  debates que deberemos abocarnos por ejemplo los puestos intermedios que ocupan todavía la gente que responde al macrismo dentro de los gobiernos de Fernández y de Kicillof.
A la salud, la economía,  el trabajo, la ciencia, el desabastecimiento y el transporte se suma ahora la liberación de presos. Se acentúa el reclamo y la sociedad no sabe que el 70 % de los jueces fueron puestos en sus cargos por el macrismo.
Por ello, surge paradigma de defender a este gobierno con argumentos y a través de ello defender al pueblo. No descartemos entonces que del otro lado harán el trabajo sucio por las redes y medios.
Entendamos además que estamos inmersos en una crisis económica nunca pasada por este país. Que los reclamos son auténticos pero no existe una solución factible a corto plazo.
El comprender que ante las circunstancias que nos impone la vida, la política social es la única salida para muchos y la económica para el país. Entablamos el debate de inclusión entre quienes se niegan a hacerlo y nosotros. Interpelemos a nuestros rivales políticos y sostengamos fervientemente nuestros ideales y convicciones ayudando a un gobierno que solo quiere lo mejor para todos con o sin herramientas. Esto último es lo más duro. Los tantos que se asemejan a Margarita Pueblo necesitan una mano y comencemos con dar a conocer las falencias y a trabajar por ellos. Aunque cueste y no tengamos mucho para dar. Que así sea.
(1) Alcides Ramón Balbuena- Pdte del Frente Ciudadano Patriótico- Bs. As. e integrante del Observatorio Político Somos Pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *