Por Daniel Parcero (1)

El título de la presente nota no representa más que la verdadera “vocación” de la oligarquía terrateniente y política, que vienen a ser el mismo sujeto histórico de la partidocracia salteña, al mentir socialmente en que cumplirían con la reivindicación que se merece el ex gobernador provincial Carlos Xamena, luego de más de 60 años de ninguneo oficial. Quien fuera, siendo enfermero de Gral Guemes,  co- fundador de la seccional de los trabajadores del Estado, Diputado y Senador provincial del Estado de Participación y Bienestar a pedido del  propio Presidente Perón, y también Intendente, Vicegobernador , Gobernador y Senador provincial, declarado “Traidor a la Patria” tras la caída del Gobierno Nacional y Popular, muriendo en prisión domiciliaria, sigue siendo degradado y humillado, desde el poder político dominante de la provincia norteña. Desde hace 10 años a esta parte, producto de la investigación que desde la ATE se me encargo sobre la vida institucional del gremio entre 1943-1955 para el tercer tomo sobre la Historia de la Los Trabajadores del Estado a través de las actas institucionales de la organización me encontré con el momento fundacional de la seccional Gral Güemes en setiembre de 1944, a partir de la iniciativa de los enfermeros Jesús Méndez y Carlos Xamena. Tras una minuciosa “pesquisa” sobres sus vidas, pude saber sobre la trayectoria sindical y política de ambos, celosamente guardada por la historiografía salteña, lo que llamó poderosamente mi atención.

XAMENA GOBERNADOR

Encontrándome con la información que Xamena había sido Gobernador, me dirigí al Cabildo, donde se encuentra el Salón de los Gobernadores, pero el óleo con su retrato fue retirado en 1956 sin que se supiera su paradero, ni nadie lo rastreó hasta hace dos años atrás a partir de una iniciativa respaldada por ATE, y junto a familiares directos, se pudiera reparar la falta, no con la reposición original del cuadro el 17 de octubre de 2016, sino con la colocación de un cuadro donado por el gremio con la imagen de Xamena. Fue noticia de los diarios y redes provinciales “Restituyen el cuadro del gobernador obrero Carlos Xamena en el Cabildo” titularon los medios salteños. En realidad no fue restitución, sino la puesta de un cuadro sustituto. “En un acto que se realizará a las 10, se restituirá hoy al Cabildo de Salta el cuadro del primer gobernador obrero, Carlos Xamena. El homenaje se debe a gestiones realizadas por el investigador de la Asociación de Trabajadores del Estado, Daniel Parcero. Del acto participarán el secretario general de ATE Nacional, Hugo “Cachorro” Godoy; el secretario general de ATE Salta, Juan Arroyo; y el hijo del ex gobernador, Miguel Xamena”. Así lo anticipaba uno de los medios.

XAMENA “TRAIDOR A LA PATRIA”

El acto de llevó a cabo, pero la acción correcta no. El jueves 22 de marzo a las 12,30 y tras abonar la contribución solidaria de 20 pesos, ingresé nuevamente a la Sala de los Gobernadores. En la secuencia cronológica de los cuadros expuestos, en la fila del 40 al 55, Xamena seguía ausente. Pero ohhh! En la fila de arriba entre los gobernadores del 1800, aparecía, como sapo de otro pozo, Xamena, con su nombre, pero sin data alguna. Y a centímetros del piso, fuera de lugar, un cartelito, daba cuenta de sus datos, erróneamente descritos, y una flechita ignota con la leyenda: “arriba”. Ninguneado en el período revolucionario del Estado de Participación y Bienestar, liderado por el Gral Perón, en el que  prestó servicios ejemplares como sindicalista y político. No fue todo. En el mes de enero, un grupo de jóvenes egresados de la Universidad pública, conmovidos por la lectura de mi libro sobre Carlos Xamena, de la colección Historias Recuperadas de la ATE, y que crearan la Escuela de Formación Política con su nombre, quienes no fueran formados en la enseñanza tradicional al respecto, comenzaron a colaborar con mi investigación referida a “La Historia de la ATE Salta- 1944-1955. La convicción los estatales y la traición de los hacendados”. Ellos dieron con el óleo de Xamena usurpado del Cabildo hace más de 60 años. Se encuentra en el Museo José Hernandez, expuesto en la Sala de Intendentes, como tal, y sin que las autoridades del establecimiento hayan advertido el origen del cuadro, en cuyo reverso figura la procedencia y el año. Lo pudimos constatar en mi anteúltimo viaje en presencia de Miguel Xamena, hijo de Carlos, y las autoridades del Museo sin que se les moviera un pelo, y comprometiéndose a investigar la ruta de llegada y a su reposición al Cabildo, lo que a la fecha no sucedió. No se trata de una imprudencia. Se trata de la coherencia del pensamiento colonial. De la colonización mental y pedagógica, que nos anticipara Arturo Jauretche desde finales de los años 50, e  impulsada desde el poder dominante de la oligarquía salteña.

XAMENA, MENDEZ Y PACHADO

Indagamos y corroboramos la culpa de Xamena para ser condenado, humillado y ninguneado por la oligarquía salteña y los terratenientes del poder político a lo largo de 62 años. Luego que los enfermeros Méndez y Xamena dieran vida –en 1944-  a la filial de ATE Güemes (por entonces AOEE), habiendo organizado el Centro de Enfermeros siete años atrás, despertaron el interés de Perón, quien en su paso por el lugar, con posterioridad al 17 de Octubre, les encomendara, la organización sindical de sectores de producción en que no existiera la misma. La amistad de ambos con el trabajador del Ingenio San Isidro, Eleuterio Pachado, sirvió para dar vida al Sindicato de los Trabajadores Azucareros en 1947, del terrateniente radical Julio Cornejo, y siendo amigos de su hijo Lucio Cornejo Linares, quien se sumara a las filas del pre-peronismo, siendo Gobernador en 1946, en la misma lista por la que Méndez y Xamena acceden a sus respectivas bancas como diputados provinciales. Parece complejo, pero es sencillo. El verticalismo diseñado por Perón, indicaba, instruía y demandaba,  que había que sumar al poder territorial de de aquellos personajes que adscribieran al peronismo –llegados del rechazo a la alvearización radical y del conservadorismo de tinte popular-, con la representación sindical existente y surgente de cada provincia que se agrupara el naciente laborismo. Y así fueron “todos peronistas”, prometiendo “la vida por Perón”. Unos por acción defensiva del poder de la tierra, y otros por convicción ante los derechos laborales. Unos oportunistas y otros por la justicia social, la independencia económica, y la soberanía política. Los oligarcas terratenientes, obedecieron y se tragaron la mezcla unionista por arriba, pero jamás la eructaron por abajo. Jamás perdonaron a Xamena y Méndez, su relación sindical y política con Pachado, que fuera también diputado provincial peronista –también fue ninguneado y condenado- siendo fundador del Sindicato del Ingenio de su patrón, ex amigo irreconciliable de los enfermeros. Caído el gobierno los tres fueron presos, bajo la carátula “Traidores a la Patria” –por decretos anexos por el que fuera condenado el propio Perón- muriendo Xamena en su prisión domiciliaria, enfermo y desatendido. Méndez y Pachado tras su liberación, largo tiempo después, y sus respectivas esposas e hijos, por años, fueron marginados socialmente de los parámetros de justicia social que habían contribuido a establecer en su provincia, empobrecidos y sometidos al trabajo precario y esclavo. La oligarquía no perdona y se perfecciona. No perdonó en el 55, ni el 76, ni lo hace en nuestros días de retroceso. Los liderazgos políticos burgueses del nacionalismo popular argentino, siguen siendo insuficientes, y los liderazgos sindicales de nuestro movimiento obrero, capaces de haber elaborado programas revolucionarios de justicia social, independencia económica y soberanía política, no terminan de asumir su rol de conducción real y efectiva del movimiento nacional de clases y sectores, y corte antimperialista, dando la batalla triunfal del nuevo y definitivo Ayacucho. La lucha continúa y de las crisis solo se sale dando pasos hacia adelante. “Nos une el camino, sino el destino”. En este 24 de marzo, a 4 días del cincuentenario del nacimiento de la CGT de los Argentinos, de Raimundo Ongaro, de representar algo más que una consigna de época. (1) Escritor revisionista-Historiador de ATE.

 

Hugo “Cachorro” Godoy, secretario general de ATE Nacional y Juan Arroyo (der) en el acto de reivindicación de Carlos Xamena.
Oleo de Carlos Xamena, gobernador obrero de Salta, ninguneado por la Historia Oficial.

Check Also

Juan Arroyo: “ATE es un gremio muy pluralista”.

Salta-Argentina.- En una entrevista con LaColumnaNOA, el secretario general de la Asociaci…