Por Pamela Vilan (1)

Si hay algo que nadie puede negar, es el placer que nos genera viajar. Ya el hecho de hacer las valijas, nos hace sentir que ya estamos pisando otro territorio. Yo desde chica, a los 8 años en Ezeiza tome ese vuelo rumbo a Madrid. Como sacarme de la cabeza esa imagen de ese avión enorme de Iberia  con el temor  que era mi primer vuelo. Viajamos con mamá y mi hermana, rumbo a Asturias a vivir por unos años. Ese viaje despertó muchas cosas. No me olvido la atención de aquellas tripulantes de cabina, y dije en ese instante: “Yo quiero esto!!”
Volar, viajar conocer y así fue. No elegí fiesta. Con mi abuela una auténtica polaca, quien jamás quiso renunciar a su ciudadanía de ese país del Papa Juan Pablo II, viajamos rumbo a Polonia por un mes. Un mes increíble. Yo tenía 15 años. Imagínense eso! Yo no entendía nada del idioma. Mi abuela hacía de traductora, mi inglés era escaso. Sin embargo,  me manejaba con mis primos  y hoy sigo en contacto con ellos. Es gente muy amable que saluda con 3 besos y que nunca me acostumbre a este saludo que me parecía raro. Ese mes aprendí el idioma que volví hablando con muchas oraciones. En Polonia, no ves pobreza. La gente trabaja en lo que puede e incluso si no trabaja para una empresa o negocio vive del campo. Recuerdo una noche donde vi uno de los cielos más hermosos de mi vida, en el pueblo donde nació mi abuela, todo campo, en la noche podías ver miles de estrellas fugaces. Una experiencia maravillosa. Acá, estudié tripulante de cabina y jamás entre a ninguna compañía, porque es difícil. Luego me metí de lleno a la carrera de psicología pero no me olvido de esta carrera de tripulante de avión. Una carrera muy exigente,  meses de preparación, conocer el avión, vestir de punta en blanco , exámenes, prácticas de amerizaje (aterrizaje en el agua) . Hacíamos la práctica en pileta. Evacuación de avión que lo hacíamos en un avión real en el aeropuerto de Morón. Conocí gente muy muy linda ! Y fue una linda experiencia!

Viaje a Brasil
Paso algún tiempo y luego comencé a viajar por lugares limítrofes, Brasil cuando el cambio nos favorecía, porque era muy barato para nosotros. Hoy es imposible y una aventura bastante peligrosa, por ejemplo, en Río de Janeiro. Hoy voy a contar la experiencia de haber recorrido sola Europa, Ahorré durante un año, y dije me voy: saqué el boleto y elegí viajar en febrero a Barcelona. Sentía frio pero toleraba. Caminé por el barrio gótico, mi lugar preferido. En Barcelona, me quede 4 días. Recorrí todo. Seguidamente, tomé un low cost a Roma. Cómo olvidarme las calles de Roma con las sirenas sonando, la gente en la calle, la Fontana y el Vaticano.  Lloré al escuchar la historia de la estatua de La Piedad. Es conmovedor. Muchas iglesias antiguas y hermosas. Es cierto que hay zonas turísticas que son peligrosas. Visité Venecia: ¡Qué lugar hermoso para ir en pareja! No podía perderme esa experiencia de ir en góndola. La gente me miraba, porque no era habitual que una persona sola viaje en góndola. No se ve! Camine todo el día. Qué lugar mágico! Repito es ideal para ir en pareja. Yo fui en el tren rápido: salí a las 6 AM y volví 7 PM a Roma. Llegué a esta ciudad y sentí frío y había recorrido bastante la ciudad. Agarre mi celular y compré un vuelo a Grecia para las 8.  En Europa, con los low cost, tenés todo a mano.

Viaje a Disney
Atenas es la cuidad que más me gustó de todas que conocí. La gente, el Partenón: recorrer de día, y de noche es pura fiesta. Podes cenar los mejores mariscos con vista del Partenon iluminado y música típica de Grecia. Volví a Roma. Luego volé a Francia. París me esperaba. Luego de un vuelo corto aterricé y tomé el micro más lindo, porque me llevaba a Euro Disney. Me sentía una nena de 10 años. Por suerte pude alojarme en un hotel dentro de Disney, donde todo es mágico; sus juegos y las temáticas. Estaba enloquecida. Comía junto a los personajes de Disney ( podes darte este lujo cuando te hospedas en los hoteles del parque). Gozás de beneficios, tales como entrar una hora antes que abra y estar con los personajes durante la cena o almuerzo. Venían a tu mesa a saludar.
Nunca compré tantas cosas locas.Gorros, gorritos, puro marketing. Andaba cada día por el parque con un gorro diferente. Por las noches, veía sus mágicos shows de fuegos artificiales y su castillo animado! Me quede en Disney 4 días que fueron increíbles y maravillosos.

Viaje a París
Luego tocaba ir a parís ! Saqué un paquete que incluye cena en la torre, paseo por el Sena y el Molino Rojo. Un tarde de preparación para la cena, porque la gente va de punta en blanco, hasta vi propuestas de matrimonio. Es maravilloso. En la cima de la Torre de dan una copa de champaña, tenes a la vista toda la ciudad de París. Luego tomas el barco para ir de paseo por el Sena con su techo de cristal y unos auriculares que explican en tu idioma lo que vas viendo o contando historias de la misma. Ese día hacia mucho frío mucho y quedaba aún el show del Molino Rojo. Dios mío me quede maravillada con el show, pues no salía de mi asombro. La puesta en escena, vestuario, el ambiente ! Te sentabas  y te daban una botella de champaña. Si van no pueden perderse este show. Recorrí todo París en cuatro días ( debo reconocer que los franceses no son tan amigables) sus puentes con los candados jurando amores eternos, la ciudad del amor. Volví  a Barcelona por dos días. Ya no tenia 2 valijas,  sino 4.

Visita al Estadio Barcelona

Fui a conocer el estadio del Barcelona con un museo hermoso, hasta podes entrar al estadio. Recomiendo el parque Güell, muy bonito, la sagrada familia, y lo más interesante es comer una buena paella en la barcelononeta.  Era en ese momento, muy barato y de calidad. De noche salía por algunos gin tónics, con comida típica de mi preferencia. Jamás olvidaré detalles de ese gran viaje a Europa! Este es un capítulo  de los viajes que realicé sola por Europa. Quedo a disposición para cualquier consulta sobre viajes, costos, lugares que conviene visitar y que lugares no conviene.

(1) Pamela Vilan,  estudiante de psicología y adicta a viajes por el mundo. Más Info: +54911-2763-8196

LaColumnaNOA- Pamela Vilan, nuestra columnista, en Atenas.
LaColumNOA- Pamela Vilan, nuestra columnista, en Roma.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

La angustia de no poder llegar a fin de mes

Buenos Aires-Argentina.- A partir de la publicación de esta columna, incorporamos a Pamela…