Por María Victoria Bravo (1)

Salta- Argentina.- Cada vez que pregunto a un compañero o a un grupo de ellos ¿Si quieren ser conductores? el silencio se adueña de la conversación como si hubiera tocado un tema tabú. Dicha actitud me preocupa en los cuadros militantes peronistas. No hay que tener miedo ni prejuicio a la disputa de poder y la organización de un movimiento. Ambas cosas son necesarias y no pueden abandonarse.
El peronismo cuando se replegó absolutamente en sus bases lo hizo, porque se encontraba proscripto y existía ausencia de Estado de Derecho. Es decir no disputaba poder institucional,  porque no podía y no porque no quería. Las elecciones era el terreno natural y legítimo por el cual ganábamos el poder, mientras que la oligarquía empleaba su brazo armado para la toma del mismo.
Ahora nos ganaron en nuestra propia cancha por lo que debemos mejorar los niveles de organización. Es tiempo también de empoderarnos y no hay que tenerle miedo a ello. La respuesta entonces es si quiero, con ganas y convicción, conducir este movimiento. Si puedo ocupar un lugar de poder y transformar la realidad del pueblo. Si tengo capacidad de decisión. Si puedo gobernar por y para el pueblo. A la vocación de servicio hay que acompañarla con la vocación del poder.
Los trabajadores también, si pueden conducir, si pueden decidir, si pueden hacer la revolución. No le tengamos miedo a sacar el bastón de Mariscal de la mochila. Sólo así el peronismo va a volver. Solo así el movimiento va ser nacional, popular, federal y revolucionario. 

(1) Peronista, Orgullosa bostera y simpatizante del Club GyT de Salta.

MaVi Bravo, peronista y ex Descamisada.

Check Also

Jorge Guaymás dió su respaldo a Sergio Chibán y criticó a Rubén González

Salta-Argentina.- El viernes 17 de mayo, se realizó el acto de asunción de las autoridades…