Salta-Argentina.- Nahuel Hyon, presidente de la Cámara PyME de Salta, Adriana Farah, contadora pública nacional y militante del partido Kolina, y Ricardo Fornés, contador público nacional y miembro de Carta Abierta Salta, participaron del programa LaColumnaNoa.Com-Tv y al realizar un diagnóstico de la economía regional y nacional, manifestaron que “este gobierno como primera medida devalúa un 45% aproximadamente que implicó una transferencia inmediata de ingreso a los sectores más concentrados de la economía; a la vez eliminó las retenciones al trigo del 23%, del maíz del 20%, de la carne del 15% y de la soja del 5%. Esa eliminación de retenciones implicó una pérdida para el Estado de $ 70mil millones por año”. Adriana Farah, se mostró pesimista con un cambio de 180 grados del modelo económico del gobierno de Mauricio Macri. Por su parte, Nahuel Hyon, dio una cifra alarmante de la caida de las Pymes en Salta: “Calculamos que desde diciembre del 2016 a la fecha, las PyMEs perdieron 2000 puestos de trabajo”.  

Nahuel Hyon-Adriana Farah-Ricardo Fornés en el programa LaColumnaNoa.Com-Tv

-Antes de comenzar con el análisis a nivel provincial, te propongo que hagamos un análisis del contexto económico nacional.

-Ricardo Fornés: El contexto nacional es conocido por todos. Es muy difícil. Todo esto tiene que ver con el modelo económico que ejecuta este gobierno. No llegamos a esto con ninguna herencia recibida. Eso es una mentira. El gobierno recibió, tal vez, un Estado ordenado en un país como Argentina, que desde la democracia desde Alfonsín, pasando por Menem y De La Rúa, se entregaron mandatos en llamas prácticamente, y este gobierno de Cristina Kirchner entregó un Estado medianamente ordenado y desendeudado, con un trabajo sobre los más desposeídos y los más desvalidos muy importante en término de asistencia. Este gobierno como primera medida devalúa un 45% aproximadamente que implicó una transferencia inmediata de ingreso a los sectores más concentrados de la economía; a su vez eliminó las retenciones al trigo del 23%, del maíz del 20%, de la carne del 15% y de la soja del 5%. Esa eliminación de retenciones implicó una pérdida para el Estado, es decir para todos, de $ 70mil millones por año. A esto hay que sumarle la reducción de los impuestos a los bienes personales, impuesto a la riqueza, un impuesto progresivo que extrae ingresos de quienes más tienen que lo hacen los países más desarrollados y más avanzados. Realizó una apertura de las importaciones que trajo problemas a las empresas que no pueden competir en aquel inicio con un dólar que, si bien hubo devaluación, a su vez la inflación acompañó el aumento de precios y se le sumó el aumento de precios de los servicios públicos. Es decir una tormenta perfecta para llevarnos a esta situación de dificultad y angustia, porque están angustiados los pobres, los empresarios que ven cerrar sus industrias, los que piden un cambio de rumbo. Eso es lo que de alguna manera están expresando las movilizaciones de distintos sectores. Y es lo que tenemos que aspirar: el cambio del rumbo económico. Nos planteamos un interrogante: este gobierno dará un giro de 180°? Creo que es muy necesario.

-Adriana, ¿vos cómo ves eso de que hay que hacer un giro de 180°?

-Adriana Farah: Creo que este giro no se va a dar, porque este es un modelo que tiene una ideología de derecha, incluso asistente a la derecha internacional. Creo que lo que ocurre en Argentina es lo que está ocurriendo en América Latina que podemos corroborar a través de algunos hechos llamativos como lo ocurrido en Brasil con Lula, Dilma, lo que está ocurriendo con Correa. En fin, creo que hay un plan, como sucedió con el Plan Cóndor. Hay una estrategia similar destinada a terminar con aquello que logramos alcanzar en la década en que América Latina logró conquistar derechos para las clases populares.

O sea que el gobierno es absolutamente consciente de lo que hace, no es un error de inexperiencia.

-Adriana Farah: No, no, seríamos demasiado inocentes. Justamente lo que vos decís, esta crisis que supuestamente el gobierno nacional está adjudicando que se debe al aumento de las tasas de los títulos públicos en norteamérica que produjo la crisis, la corrida bancaria y demás. De todas maneras, intentan decir que es una crisis que viene de afuera y si uno se pone a analizar todos los hechos ocurridos últimamente, es una crisis autogenerada. Entonces no es crisis, porque las crisis ocurren cuando se producen hechos que llevan a la ruptura, pero acá no hay una ruptura. Esto es la consecuencia de las políticas económicas del gobierno de Mauricio Macri, que afecta a los sectores vulnerables. Acá, hay una cuestión de clases, ya que tenemos un gobierno clasista, cipayo y que no le interesa las masas, ni los sectores vulnerables. Ricardo dijo recién, creo que inconscientemente, que el gobierno de Cristina Kirchner fue asistencialista. No fue así, porque el gobierno de Cristina reivindicó derechos, creo que eso es importante remarcarlo, porque las clases populares fueron sustraídas de sus derechos políticos, económicos y civiles, se fueron quitando derechos desde que asumió el gobierno de Macri en 2015. Se repiten los ciclos. Acá hay una cuestión importante: ciclos anteriores éramos pocos los que protestábamos, pocos los que nos juntábamos en masas pequeñas para reivindicar derechos y para resistir. Ahora somos muchísimos más. Entonces la distinción es que estos ciclos, a través del tiempo, van generando mayores masas populares que defienden sus derechos y eso es importante, por suerte.

-Pese a que desde el gobierno se intenta menospreciar continuamente la lucha de estas masas.

-Ricardo Fornés: Absolutamente. Esto es una batalla cultural. Hay que entender que es difícil llevarla adelante ,porque lo cultural significa trascender en el consciente y en el inconsciente. La gente, por ejemplo, dice se ayuda a los vagos y que hay que trabajar, pero Alfredo Olmedo es un típico caso de quien dice que es pobre, porque no quiere trabajar. Habría que entender que a los que se asiste es gente que históricamente ha estado relegada de la economía formal y que hay que darles un espaldarazo en esa ayuda para que vayan integrándose, porque estos son procesos que llevan tiempo, y mientras tanto a esas personas hay que darles un lugar para incluirlos, sino hay pobreza, miseria, mortalidad infantil y toda una serie de dramas sociales que uno, como parte de una sociedad, se debe solidarizar con estos sectores.

-Esto en las PyMEs ha tenido un impacto incalculable.

-Nahuel Hyon: Sí, nosotros vemos con preocupación muchas de las cuestiones que acaban de señalar y además hay que sumarle el hecho que en la actualidad estamos teniendo un marco que afrontamos con una caída muy importante de la actividad. Lo que marca el desarrollo y crecimiento de la continuidad de una PyME, es que haya una actividad, un mercado interno y que haya la posibilidad de vender lo que se produce, de poder proveer servicios que se generan y en el contexto de crisis que estamos viviendo, vemos que se ha retraído mucho la actividad económica y en este contexto de variables, prevalece el capital especulativo que es premiado. Podemos leer un diario o ver cómo está la situación de la economía y un bono del gobierno puedo obtener una rentabilidad del 63% anual, y una persona que apuesta al trabajo y a la producción, como las PyMEs en general, les cuesta mucho enfrentarse a esa variable que premia a ese capital que tiene rentabilidad sin hacer ningún tipo de aporte a la sociedad desde lo productivo y desde la generación de empleo. Se castiga obviamente, al capital productivo y lleva a que haya un aumento de tasas para el financiamiento, que haya dificultades de obtener créditos a tasas adecuadas para poder invertir o para poder afrontar situaciones de crisis.

-Mas allá de la inversión de créditos acordes, este incremento en las tarifas en el sector de las PyMEs fue desfavorable.

Nahuel Hyon: Nosotros hemos señalado en muchas ocasiones, esa caída de la actividad y la retracción del consumo vino acompañado de otras variables como aumento de costos de tarifas en energía eléctrica, gas y acompañado de una fuerte devaluación que implicó aumentos en insumos y una inestabilidad constante que hace que uno no pueda tener una perspectiva ni siquiera a corto plazo. Vemos que esto contrae mucho la actividad y también atenta contra nuestros clientes que son los asalariados, porque también vemos que estos aumentos generan que hayan menos posibilidades que un asalariado pueda tener poder adquisitivo, y el constante aumento de insumos transversales como los combustibles que traen aumentos que son incalculables, ya perdimos la cuenta. Esto genera aumento de fletes y de muchas cuestiones que hacen que sea, en muchos casos, insostenible la manutención de la actividad económica.

-¿Cuántas PyMEs están registradas en la Cámara?

-Nahuel Hyon: Nosotros tenemos asociadas alrededor de 200 PyMEs y en Salta tenemos alrededor de 13.000 activas. Vemos que dentro de esos números nosotros sostenemos el 70% del empleo privado registrado que es otra variable que estamos viendo con preocupación, porque estamos registrando una caída de empleos en las PyMEs y en general. El Sindicato de Comercio dijo que en Salta se perdieron alrededor de 400 puestos de trabajo en lo que va del año; el informe reciente del INDEC en Salta dice que desde diciembre del 2016 a diciembre del 2017 se perdieron 2600 puestos de trabajo. Nosotros calculamos que desde diciembre del 2016 a la fecha, las PyMEs perdieron 2000 puestos de trabajo que nosotros lo evaluamos desde el dolor de tener que tomar una decisión de dejar un trabajador sin la posibilidad de empleo y desde la situación en la que tenemos que afrontar que muchas PyMEs se den de baja, rescindan su actividad o resignen, en el caso de industrias, sus líneas de producción o que haya mermado la capacidad productiva de una empresa, que en un momento estaba en un 90%, llegando al 100% y hoy está al 60% de su capacidad de producción.

-¿Hay datos de la cantidad de bajas?

-Nahuel Hyon: Se estima que a nivel nacional son 5.700 PyMEs. Nosotros tuvimos acceso a un informe que hizo Marcos Peña Braun (jefe de gabinete nacional) dentro de sus informes periódicos al senado, que llegaban a ese número, se hablaban de 5.700. Eso nosotros lo vemos desde una perspectiva bastante compleja para la generación de empleos. Creemos que están dadas las variables para que se declare una emergencia de empleo y producción para que se tomen medidas políticas que sean correctivas para la actividad. A nivel provincial, en el caso de las PyMEs comerciales tuvimos un incremento de impuestos en un 40%, en el caso de las PyMEs industriales un incremento del 200% en impuestos provinciales. Esto nos pone en una situación cada vez más compleja: los impuestazos, tarifazos, la inestabilidad, el aumento de los insumos. El sector de panificación está cada vez más complicado para seguir trabajando debido a que la harina se ha ido a precios exorbitantes; el sector comercial en general sufrió una caída, se ven muchos locales vacíos en el centro de Salta, se ha hecho un relevamiento que arrojó que hay 350 locales vacíos en el micro y macro centro de Salta. Estamos en una cuestión complicada. El 27 de junio fue el día internacional de las PyMEs y teníamos una noticia que circulaba de que iban a haber anuncios para el sector que fueron más que insuficientes. Estos anuncios iban desde mantener el Ahora 12, que estaba desde antes, es decir que continúa la posibilidad del Ahora 12, pero la capacidad de crédito del consumidor ya está al límite. Después, supuestamente, también va a haber acceso a créditos con una tasa del 29% anual. Recuerdo que hace un tiempo habían créditos al 7% u 8% anual, o sea estamos hablando de números que son inmanejables, y esta es una situación particular, porque con la reforma tributaria a fin de año nos subieron a las PyMEs los aportes patronales, porque teníamos una diferenciación con las grandes empresas y ahora nos equiparan con estas empresas, es decir que ya no poseemos esa diferenciación, y el gobierno nacional como medida ha dispuesto que eso, que tiene un mecanismo de una base no imponible el cual es muy técnico, se puede tomar para las ciudades de frontera y se pueda equiparar nuevamente, y Salta no entraría dentro de eso, porque la provincia aumentó los ingresos brutos por encima del 5% y queda fuera de ese beneficio. Esto nos deja un sinsabor, porque ni siquiera el mínimo tampoco existe para Salta como provincia. Estamos solos en esta pelea y sufriendo con otros sectores. Yo creo que las PyMEs somos víctimas de este modelo que se está imponiendo, que premia más al capital especulativo que al productivo, y nosotros estamos del lado de la producción de trabajo.

– Nahuel; ¿Cuál es el sector más castigado por este modelo?

-Nahuel Hyon: No hay sector que se salve, que tenga un contexto de proyección, porque las economías regionales que se plantea que pueden tener un potencial exportador también lo sufren. Supuestamente la devaluación hizo que los precios competitivos sean mejores a partir de que el peso se haya devaluado para poder exportar, pero vemos que los insumos y todo se vuelve a dolarizar, porque las tarifas están dolarizadas y el combustible también, entonces no hay un aliciente a la producción. Las PyMEs que están en el comercio que son la mayoría en nuestra provincia, están sufriendo la caída de la actividad, la baja en la rentabilidad, y muchas veces pasa que venden y no pueden reponer, porque los precios en dólares subieron, entonces en las PyMEs comerciales mantenemos los precios, porque sino, cae la demanda, al momento de comprar no podemos hacerlo, porque ya está más caro. Las PyMEs industriales también sufren esa baja en la demanda, sumado a que estas PyMEs son electrointensivas, ocupan mucho gas y energía eléctrica para su proceso y vemos que también las facturas que les llegan son muy grandes, no se pueden pagar. Hay actividades que se resignan, porque el costo de las tarifas deja sin vender al precio que tendría si se le incorpora las tarifas de energía o gas como costo. La perspectiva del turismo en esta temporada, que es la que Salta maneja como variable en invierno, no tiene mucha expectativa positiva. Se calcula que habrá una temporada que va a ser moderada a pesar de los anuncios. Hablamos con gente del sector gastronómico y hotelero y están también sufriendo el aumento de las tarifas, con otros costos y afrontando una temporada con cierta incertidumbre porque saben que en general hay una caída de la actividad. Es decir que no tenemos un panorama a corto y ni siquiera a mediano plazo, porque los economistas y los mismos funcionarios están diciendo que va a ser un segundo semestre muy difícil y complicado, y respecto al año que viene tampoco hay una perspectiva de que sea distinto, entonces esto complica mucho. Dentro de las PyMEs estamos intentando hacer todo lo posible por manejar variables para adecuarnos y resistir, esperando que haya algún cambio que tiene que ser de concepción, un cambio bastante pronunciado en lo que se está aplicando en términos económicos.

-Ricardo: Esto que apuntaba Nahuel de la dolarización de la economía: ¿a quién beneficia y a quién perjudica?

-Ricardo Fornés: Esta derecha que hoy gobierna es una derecha financiera. En algún momento, en los países latinoamericanos, hubo una derecha desarrollista, si se quiere, que la CEPAL defendía la idea de sustitución de importaciones como una manera de hacer frente a los problemas de divisas. Esta derecha es la derecha de los Panamá Papers, es la derecha de los fondos off-shore y de esa manera han actuado: han abierto la economía, han quitado derechos de importación, pero si nos damos cuenta, todos estamos siendo agredidos por este modelo económico que no va a cambiar, porque esta es una cuestión política. Lo tenemos al FMI que establece una serie de ajustes que hay que llevar adelante, entre ellos, por ejemplo, la obra pública, que reactiva la economía; y en la carta de intención que se ha firmado, el gobierno dice que se van a reactivar obras públicas que potencien la competitividad de la economía, y de acuerdo a la situación que estamos atravesando uno se pregunta de qué forma será esa competitividad. Quizás sea para generar saldos exportables para generar divisas y está claro que no son las PyMEs las que apuntan al mercado externo, porque las PyMEs trabajan para un mercado interno, yo diría que el 90% de sus ventas va al mercado interno y este mercado interno genera ese círculo virtuoso del consumo, con un aumento en la recaudación de impuestos y así uno podría salir de esta situación. Este gobierno está haciendo todo lo opuesto a lo que necesitan las PyMEs, el sector de la salud, la educación, los sectores postergados.También se han metido con las lebacs. Se ha dicho que el déficit primario, presupuestario podría haber sido cubierto con emisión monetaria y no con endeudamiento en dólares. El gobierno se endeudó en unos U$S 100mil millones que genera unos U$S 6mil millones por año. Haciendo cuentas de eso, nos damos que con ese interés que se paga por año o por mes, si uno lo mensualiza, daría para pagar $ 5mil por mes a dos millones y medio de personas, por ejemplo. Después, la quita de retenciones a un sector que es competitivo, como el agro, ha sido para mí, un hecho absolutamente equivocado, porque son sectores que tienen posibilidades de competir. Hoy están siendo beneficiados sectores financieros, mineros, sectores aseguradores y exportadores e importadores y los grandes pooles de siembra. Son estos los únicos sectores que se están salvando. Acá se hace necesaria una unidad de los distintos ámbitos políticos, sindicales y sociales, ya hubo un paro general, tenemos que marchar todos juntos. Estamos ante una situación casi inédita, porque esta es una derecha muy fuerte, tiene los medios de difusión que la protegen: tantos escándalos que tienen, tantos hechos que son repudiables que en otros países, por ejemplo tener cuentas off-shore, dieron lugar a la renuncia de primeros ministros, mientras que aquí se jactan de tenerlas y encima naturalizan la idea de tener estas cuentas. Nosotros, en el ámbito de discusión política, decimos que debe haber una repatriación de capitales, porque estamos hablando de cientos de millones de dólares que permitirían reactivar la economía.

-Creo que la sociedad está dormida, porque los datos que arroja Nahuel son alarmantes y no puedo creer que haya semejante quietud.

-Ricardo Fornés: Yo creo que hay muchos elementos que explican eso. Primero, hay un monopolio de los medios de información con una voz unívoca recubriendo todos los problemas que hay en el país, porque son muchos. Si la gente pudiera llegar a tomar una dimensión de lo que ocurre, al otro día hay una revolución, pero no aparecen esos problemas, porque se los encubre. Hay una CGT, conducida por un triunvirato, que tiene problemas y que debiera haber convocado a un paro para buscar una rectificación de rumba. Se llegó a un par como consecuencia de la presión de las bases al ver que hay tantos problemas de distinta magnitud. Los jueces que no actúan porque deben tener carpetazos, porque yo creo que están trabajando los servicios de inteligencia con mucha eficiencia, creo que comenzaron a hacerlo desde un principio. Es un panorama preocupante, porque este gobierno está haciendo gala de un poder real y lo hacen ver.

-Adriana: de acuerdo al panorama que brinda Ricardo, ¿cuál es la salida según el sector que vos representas?

-Adriana Farah: El sector que yo represento, en alguna medida, es el sector más vulnerable. El sector que crea trabajo por sí mismo ante la inexistencia del ofrecimiento de trabajo del empresariado, este es el sector de la economía popular, no el sector de la economía social que en Argentina no existe todavía, pero que en el mundo se está buscando que la economía social sea aquella meta o aquella utopía a alcanzar. Dentro de la economía popular uno ve que los sectores populares que crean su trabajo necesitan financiación. Hay un proyecto de economía social y solidaria en Salta llevado adelante por una mesa que formo parte, es la mesa de Economía Social y Solidaria. No es estatal, sino que está conformada por técnicos y personas que nos hemos interesado por este problema y por organismos como el INTA, que venimos trabajando en un proyecto solicitado desde la legislatura y desde la Cámara de Diputados de Salta y que en este momento tiene una cierta quietud y vamos a retomarlo de nuevo. Hicimos un foro a fin del año pasado. En ese proyecto tenemos en la parte de financiamiento un proyecto que plantea qué está sucediendo con el turismo en Salta que es muy promocionado, está beneficiando al centro, no a la periferia. Beneficia a los restaurantes, a los hoteles, a las empresas de turismo, se ha adornado todo muy bonito, se refaccionaron los monumentos y los lugares históricos de Salta y la periferia está sin cloacas, sin agua, por ejemplo en el Barrio Gauchito Gil hay mangueras que cruzan las calles y que llevan el agua a las distintas casas. Entonces pensamos que un proyecto interesante sería que esta gente que está beneficiada y que son solidarios, porque los salteños somos solidarios, decidan que de su facturación haya una percepción que vaya a un fondo para esa economía popular que lo necesita, porque necesita financiamiento. Sería bueno que se estudie y que se atienda para que de alguna manera se haga realidad. Como dice Ricardo, hay un sector que está beneficiado con esta economía, que es la de los terratenientes que siempre fue así. La causa histórica de desigualdad en el país y de la humanidad, incluso, es la propiedad de la tierra. Ese es un tema al que tenemos que apuntar aquellos que soñamos con transformar este momento coyuntural e ir más allá, es decir que debemos ser incisivos y, en alguna medida, revolucionarios, porque si nosotros pensamos transformar esta situación que es gravísima tan sólo parchando baches. Acá hay que ir profundamente a cambiar cuestiones que son revolucionarias. En alguna medida, hay quienes lo están haciendo, pensando y diseñando programas que atienden a todas las cuestiones que nos interesan, por ejemplo los 15 puntos de Unidad Ciudadana para atender esta cuestión. Ya fueron redactados en el 2015 y se han remozado debido a la intervención del FMI en nuestra sociedad que sería un hecho lamentable.

-Siguiendo la línea de Ricardo y Adriana, ¿el cambio de rumbo del modelo económico lo ven necesario desde la Cámara PyME? En caso contrario, ¿qué puede pasar?

-Nahuel Hyon: Lo que vemos es una situación complicada que se puede agravar si se profundizan las líneas que tiene este gobierno que son en función de los intereses que representan, vinculadas al sector financiero especulativo que  han sido los errores que han cometido y beneficiaron a ese sector. Más que errores fueron cuestiones intencionadas que fueron una serie de negocios para ese sector y que han tenido una acumulación de dinero importante que mientras siga esa tendencia, difícil retrotraerla o que cambie hacia otro modelo, la situación va a empeorar. Va a tocar variables sensibles que son las que generan conflictividad social, empleo, precios e inflación. Esto puede generar escenarios que no son muy queridos y que ya los vivimos en crisis no muy lejanas.

-Ante este panorama, ¿desde el sector tienen algún plan de lucha?

-Nahuel Hyon: Nosotros hemos hecho propuestas y estamos trabajando sobre determinados instrumentos que creemos que se tienen que aplicar a través de medidas que vayan en otro sentido y que sea en un ámbito provincial o incluso municipal, establecer una contención a todo este avasallamiento de la actividad productiva del trabajo. Hay que establecer una situación de emergencia en empleo y producción. Y en este contexto, también debemos acercarnos a otros estamentos de la sociedad, los sindicatos, que están siendo muy perjudicados sus trabajadores, o sectores sociales de la economía popular. Tenemos que empezar a buscar la forma de generar propuestas y de prepararnos para un escenario y propuestas que tengan la posibilidad de ser implementadas.

-¿Estas propuestas que  fueron presentadas a la legislatura?

-Nahuel Hyon: Nosotros estuvimos analizando leyes que se pueden presentar y trabajar para consensuar, que estén relacionadas con la promoción productiva, con la posibilidad de mantener las fuentes de trabajo que en este momento proporcionamos a la economía. Vemos que hay una suerte de apatía con muchos sectores políticos que, tal vez, no ven o no quieren ver esta situación de crisis que nosotros planteamos y que son los que en este momento tienen que tomar cartas en el asunto y tener la posibilidad de parar con esto. Pedimos, por ejemplo, que el tarifazo se trate en el congreso, que se pongan trabas y que se retrotraiga, porque los sectores productivos nos vemos perjudicados. Se hizo pero se vetó. Era un instrumento de representatividad que tenía que hacerse. Ahora hay que ver cómo esos mecanismos se mueven para establecer una contención a todo este avasallamiento de este sector económico que está perjudicando a la mayoría, es decir a los trabajadores, a las PyMEs y a todos los que no pertenecemos a esa elite concentrada y beneficiándose de manera espuria con toda esta situación.

-Adriana: Una reflexión final.

-Adriana Farah: Mi interés es convocar a las bases, es decir a los trabajadores y a la ciudadanía en general. Tenemos una sociedad muy conservadora en Salta. Sin embargo hubo un brote en diciembre del 2017 con la reforma previsional, cuando se movilizó la ciudadanía salteña como nunca y tuvimos varias cuadras de marcha, protesta y manifestación. Yo creo que la calle es la única herramienta política, aparte de la herramienta política en sí. Yo convoco a la ciudadanía y los trabajadores a que no dependamos de dirigentes sindicales, tal vez algunos son muy representativos, otros no, entonces convoco a las bases a luchar en las calles, a manifestarse y a protestar.

-Ricardo: Tu reflexión final.

-Ricardo Fornés: El gobierno no va a cambiar el rumbo si no se lucha. En la carta intención dicen que el gasto primario antes del 2001 era del 26% del PBI. En el 2015, el gasto llegó al 42% y lo ve a eso como algo negativo, y dice que como consecuencia del aumento de sueldos, jubilaciones y subvenciones a la electricidad, al gas y demás. Todo eso que ellos lo interpretan como negativo, fue lo que permitió un crecimiento de la industria y una reactivación del mercado interno. Y en la misma carta, dicen que en el 2017 redujeron dos puntos ese gasto primario y lo llevaron al 40%. Esos dos puntos del gasto primario son $380 mil millones. Este gobierno va en ese sentido, no va a cambiar, e incluso van a avanzar, porque está firmada la carta con el FMI. Creo que tiene que haber una unidad, hay que señalar a responsables políticos que salen en determinados canales nacionales que se manifiestan como opositores, hablo del Frente Renovador que parece que son opositores al gobierno, pero después les votan todas las leyes a favor. Cuando ha sido el debate sobre la carta intención del FMI, no bajaron y después pusieron excusas infantiles. Creo que hay que aunar a los distintos sectores, que somos la mayoría y que estamos afectados por esto, y hay que presionar a los sindicatos con un paro general que se debe repetir. Eso lo estuvimos hablando en una reunión de jubilados, porque van por el Fondo de Garantía y Sustentabilidad de los jubilados que está previsto en la carta de intenciones. Hay que luchar y hay que denunciar a los que aparecen como oposición y no lo son, que son gatos pardos, quintas columnas, que a lo mejor pretenden en el 2019 erigirse en una alternativa a esta derecha, pero van a ser más o menos lo mismo. Entonces la idea es ir conversando con la gente que compartimos habitualmente espacios y convenciéndolos de que esto se va a ganar luchando, no esperando que por nuestro bien, nuestros hijos y nuestros nietos.

Check Also

La desigualdad obstaculiza el fortalecimiento del sistema democrático

Por Roxana Mazzola (1) Buenos Aires-Argentina.- Al tirar al blanco, se puede errar, estar …