Salta- Argentina.– Kant definía a la risa como “el efecto procedente de la transformación súbita de una espera muy tensa que no desemboca en nada”. Martínez y el asesor, comedia que representan un grupo de actores salteños, dirigida por Rafael Monti. La puesta se realizó este sábado 23 en Café Villa Flora, de propiedad de Fernando Pequeño.

La gremialista “Pato” es una parodia a la actuación de Patricia Argañaraz, en el gremio docente de ADP.

Particularmente considero que es una comedia regular, en la cual, los personajes que representan los actores, están un poco insulsos, quizás, porque el texto es muy básico y esperable todo el efecto cómico, no existe el factor sorpresa. Los chistes son muy comunes y conocidos por todos. Si bien, la comedia basa su humor en la situación política de nuestro país y es una crítica a la corrupción de los políticos, y dirigentes sindicales, les faltó fuerza a todos personajes y complicidad entre ellos. En definitiva, vi una obra  muy “chabacana”.

Comedia

Una comedia no es un género menor. el arte de actuar con humor demanda una nueva expresividad, tanto verbal como gestual. En esta obra faltó esa combinación, puesto que los actores parecían alumnos del secundario montando una obra con poco ensayo. El ambiente pequeño y acalorado del lugar tampoco contribuyo demasiado al desempeño actoral. La comedia invita a la risa. Es la devolución más efectiva que mide el termómetro del público. La risa es comunicativa, al reírse del actor cómico estamos aceptando o excluyendo nuestra relación con él. Quizás, hacer reír es más difícil, que hacer llorar. Por lo tanto, debo destacar que hubo momentos participativos de risas, sobre todo con el personaje de Oscar Muñoz.

El Personaje

El senador es un hombre inescrupuloso que manipula a su empleado, haciéndole creer que será el próximo gobernador. Este (el empleado) en su inocencia accede a volverse corrupto igual que él, la transa y los manejos, los excesos, el descontrol entre los políticos y sindicalistas están expuestas deliberadamente, tocan estos temas de actualidad, para que el público se sienta identificado y poder acceder al chiste fácil.  A mi modo de ver falta el humor inteligente, haciendo uso un poco más de la ironía en el discurso.

Porcel-Olmedo

La obra teatral es como un viejo formato de la charla entre el pícaro y el bruto, me hicieron recordar los sketches de Porcel, Olmedo, Portal, Calabro. O sea, nada novedoso   El personaje sexy de la sindicalista le dio un poco de color y picardía a la obra, nobleza obliga, destaco la buena actuación de la actriz.  Sin mucho más para agregar, creo que podrían mejorar algunos parlamentos del texto para que se destaquen mejor los personajes y que sea más amena y divertida su representación. Y por supuesto sigan muchos años más.

(1) Anita Albornoz, profesora de Letras.

Anita Albornoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *