Salta-Argentina.- El secretario general de ATE Salta, Juan Arroyo, realizó un balance de las últimas paritarias,  de la actuación de los docentes autoconvocados que forzó la firma del Decreto 380/2019 y reconoció que la dirigencia de los gremios estatales, a excepción de ATE ( no firmó ningún aumento), no se puso en la defensa de los intereses de la clase trabajadora. En diálogo con LaColumnaNOA.Com aseguró que no pone las manos en el fuego por ningún dirigente sindical y que el último conflicto sirvió para demostrar que la unidad y la fuerza son fundamentales para lograr objetivos.

¿Los municipios del interior van a cobrar el aumento que establece el Decreto 380 o van a aplicar otra modalidad?

-Los municipios lo harán la semana entrante, porque firmaron el acta acuerdo con el 38%  en forma escalonada y los $ 5.000 van a cobrar en dos cuotas y los trabajadores aceptaron.  En el Valle de Lerma, firmaron acuerdos Vaqueros, la Caldera y Cachi. Arreglamos lo que dice el Decreto 380 que consta de 2 partes; una acta acuerdo y una adenda que firmó con los docentes autoconvocados que establece la liquidación de $ 5.000 en un solo pago. Los municipios arreglaron el 38% hasta diciembre con la revisión de la inflación cada tres meses.  Con este aumento la gente podrá seguir resistiendo esta situación económica que vive el país.

-ATE no firmó el decreto original y esta actitud al final fue reconocida por los docentes autoconvocados.

-Nosotros no firmamos, porque no tuvimos paritarias en educación. Este año me invitaron a la firma de los acuerdos con los restantes gremios del 23 y el 35% y nosotros no podíamos firmar, porque no habíamos participado en las negociaciones. Esto dio pié para los autoconvocados sigan con la lucha hasta el triunfo que contó con el apoyo de nuestra organización que le dimos marco legal para que no se sancione a nadie. Al final, el beneficio fue para todos los trabajadores.

¿Te sientes ganador en esta pelea, entre los autoconvocados, sindicatos que participaron en las paritarias y el gobierno?

-No me siento ganador. Me siento parte en esta lucha que ya veniamos reclamando por este desfasaje de salarios y veníamos cediendo salarios por puestos de trabajo. Hay que reconocer que los docentes pusieron todo de ellos en las rutas, en la plaza y nosotros pusimos nuestro granito de arena para que esta lucha llegue a un buen fin.

-Esta pelea del gobierno con los sindicatos estatales también sirvió para desnudar las miserias de ciertos dirigentes sindicales que no estuvieron en la defensa de sus afiliados.

-Lamentablemente este conflicto provoca situaciones como la que vivimos. Los disidentes (los directivos que se apartaron de la actual comisión) de nuestra organización hacen que pase estas cosas, con un tinte político gremial que termina de alguna manera en la incredulidad de un sindicato que va a discutir el salario que necesita el trabajador salteño. Al final terminamos cuestionados todos. Yo no firme el decreto pero lo mismo me cuestionaron. Mas allá de estas diferencias, hemos logrado un aumento importante que no se da siempre, porque nos dicen que no hay, no hay. Hoy, se dio esta realidad, cuando hay fuerza y unidad se consiguen estos resultados.

-Este conflicto debe servir para realizar una autocrítica para que esta situación no se repita en el futuro.

-Lamentablemente la dirigencia es medida con la misma vara, porque hay dirigentes y dirigentes. Por ahí, nos meten en la misma bolsa a todos y no todos somos iguales. Tenemos distintos pensamientos, distintas formas de vivir la política sindical. Por ahí se juzga de la misma manera a todos.

-Es importante lo que acabas de decir, que no todos los dirigentes son iguales. Nadie te puede apuntar con el dedo que te has enriquecido con este puesto sindical, que tenes una casa de campo, yate y avión privado.

-Cada uno tiene su ideología, y también su conciencia. Cada uno debe hacerse cargo de su conciencia si la tiene limpia o no. Pero no es mi caso. Nadie me puede cuestionar que tengo propiedades, ni cargos para el sindicato, ni para mi familia. Vivo como cualquier empleado que trabaja honestamente.

-Pongamos un ejemplo, Andrés Rodríguez, secretario general de UPCN, sería propietario de un avión privado que utiliza para sus viajes al interior del país. No sucede lo mismo con los directivos de ATE que se movilizan con medios propios o pagos.

-ATE no sucede lo mismo como en otros sindicatos que se denominan “gordos”. Nosotros no somos iguales. Habrá alguno que tendrá sus cosas. No puedo poner las manos en el fuego por todos, porque algunos no hacen las cosas bien.

-Este aumento que se otorgó a los estatales, van a cobrar todos sin discriminación alguna.

– Deseo que los intendentes hagan efectivo el pago con la ayuda de la provincia para que todos estemos en paz y sigamos con la esperanza que algún día pueda mejorar esta situación de la clase trabajadora estatal.Este es un año electoral. Ojala la gente pueda elegir bien para que no nos pase lo que está pasando. Tampoco es cuestión de echarle la culpa al gobierno actual. Viene de arrastre de hace un tiempo y en algún iba momento iba a llegar y quizás pueda empeorar, porque no se ve una luz de esperanza, de decir: “mañana vamos a estar mejor”. La esperanza es lo último que se pierde y debemos tener esperanza en este país tan rico y tan grande, podamos decir que para comer hay, pero la situación (política económica) pone a las cosas cada vez inalcanzables.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Juan Arroyo: “ATE es un gremio muy pluralista”.

Salta-Argentina.- En una entrevista con LaColumnaNOA, el secretario general de la Asociaci…